El Código Da Vinci

No podía faltar el juego basado en la polémica historia de Dan Brown que, sin duda, en el caso del videojuego no habrá discusión al decir que es una adaptación simple, poco cuidada y muy mejorable

19 mayo 2006

Acostumbrados a que las películas vengan acompañados de su correspondiente videojuego estaba claro que no podía faltar la versión software de una de las historias más polémicas de los últimos años. Lo curioso es que más que una adaptación del film lo es del libro ya que los personajes nada tienen que ver con los actores que aparecen en la gran pantalla.

 

El juego nos mete en la piel de Robert Langdon y Sophie Neveu para ir resolviendo los enigmas que se nos plantean. En esta mezcla de aventura y acción se alternan los tradicionales puzzles y enigmas característicos de las aventuras gráficas con la necesidad de recorrer variados escenarios y enfrentarnos a múltiples situaciones llevando de la mano a los protagonistas en un mundo tridimensional.

 

La primera parte no está mal resuelta, aunque los enigmas son realmente complicados y la mayoría de las veces sólo contamos con nuestra intuición para resolverlos; además, las secuencias cinemáticas son demasiado abundantes y largas. Por lo que toca a la acción, el motor gráfico deja bastante que desear y las escenas de combate dependen de un sistema de lucha que resulta artificial y engorroso, y acaba siendo desesperante.

 

Por lo demás, el juego está bien acabado, con un diseño correcto (a destacar el interior del Louvre o los cuidados menús) y un apartado sonoro que acompaña a un título pensado para aprovechar el tirón y que podría haber sido mucho mejor.

 

Requiere:

Procesador 1,8 GHz, 512 Mbytes de RAM, gráfica de 64 Mbytes, 3 Gbytes de disco duro y lector DVD-ROM