Condemned

El primer survival horror para Xbox 360 derrocha calidad por los cuatro costados gracias a la amalgama de detalles recogidos de otras sagas como Doom, Silent Hill y Project Zero

2 diciembre 2005

Los chicos de Monolith parecen estarse especializando en desarrollar videojuegos capaces de atemorizar incluso a los jugones más aguerridos. Y es que tanto F.E.A.R. como Condemned heredan los mejores atributos de sagas terroríficas como Project Zero, Silent Hill y Doom 3, todo ello aderezado por un apartado técnico extraordinario.

 

Este juego nos obliga a meternos en la piel de Ethan Thomas, un agente del FBI especializado en la captura de asesinos en serie al que no queda más remedio que enfrentarse al caso más complejo de su carrera. Aunque Condemned está repleto de acción, nada tiene que ver con otros títulos del género.

 

La atmósfera opresora en la que se ve inmerso el jugador se parece mucho más a la de cualquiera de las entregas de Silent Hill o incluso al mismo F.E.A.R., y para lograrlo recurre a un hilo argumental complejo que mantiene permanentemente la tensión, así como a unos gráficos impecables y una banda sonora sutil, incluso estridente en ocasiones, y siempre dispuesta a ponernos los pelos de punta.

 

La luz es a nuestro juicio uno de los apartados más cuidados por su incuestionable realismo, de hecho es una gozada entrar en una habitación en penumbra y presenciar con asombro cómo la que penetra por una claraboya ilumina de forma tenue los objetos presentes en la sala. Empero, hemos dejado lo mejor para el final: su jugabilidad. Y es que el preciso control del personaje protagonista y la depurada gestión de la cámara serán dos valiosos aliados a la hora de enfrentarse a la aventura con garantías.

 

Género:

Acción/Aventura

 

Multijugador:

No