Crusaders: Thy Kingdom Come

En 1095 el papa Urbano II hizo un llamamiento a la cristiandad para que se uniera y arrebatara Tierra Santa a los infieles, surgiendo así la primera cruzada. Con este apasionante RTS reviviremos algunos de los momentos mas decisivos

5 julio 2008

Este juego nos permitirá comandar las batallas más decisivas que libraron los cruzados en su camino desde Constantinopla hasta Jerusalén. Seremos el líder de una de las cinco facciones del ejército cristiano, cada una con sus características y estilos de lucha. Una vez elegido nuestro papel, deberemos afrontar las quince batallas que componen el modo principal de juego, la campaña, aunque si lo deseamos también encontraremos cinco escenarios individuales donde participar como el bando musulmán.

 

Ya en combate, comandaremos hasta 1.200 hombres agrupados por unidades y con un desarrollo inspirado en los títulos de la serie Total War. Cada unidad tiene sus puntos débiles y fuertes, pudiendo ser dotadas de mejor equipo y comandantes más competentes según avancemos en la campaña. Otro factor a tener en cuenta será el terreno, vital a la hora de moverse y combatir, por lo que deberemos aprender a usarlo en nuestro favor.

 

Todos estos factores consiguen un desarrollo de los enfrentamientos realmente intenso, teniendo en cada batalla que mantener vivo a nuestro personaje mientras cumplimos objetivos y nos mantenemos alerta para afrontar imprevistos, ya que no será raro encontrarnos con emboscadas en los bosques o dos frentes de batalla simultáneos.

 

El descanso del guerrero

Entre batallas, descansaremos en el campamento cruzado, momento en el cual podremos mejorar las unidades veteranas y reclutar nuevas tropas, además de tomar las decisiones diplomáticas. Éstas se realizan mediante la elección, y posterior consecución en batalla, de objetivos secundarios que, de ser logrados, nos permiten estrechar lazos con unas facciones y distanciarnos de otras. Esto nos sirve para solicitar unidades de refuerzo a nuestros aliados y realizar las acciones necesarias para ser el primero en llegar a Jerusalén.

 

La factura técnica es impecable, sobre todo a nivel gráfico, con unos elaborados y detallados escenarios junto a un espectacular diseño y animación de las unidades. El sonido no raya a tanta altura, pero sí cumple bien con su labor, y la interfaz es similar a la de la saga Total War, por lo que es fácil de dominar. La IA es bastante competente, aunque hasta cierto punto predecible, a pesar de lo cual supondrá un reto interesante.

 

Quizás se eche en falta algún tipo de mapa de campaña sobre el que el jugador hubiera tenido algo de influencia en el movimiento de las tropas, en vez de limitarse a preparar la siguiente batalla. El apartado multijugador también resulta escaso, ya que sólo ofrece la posibilidad de realizar duelos entre dos jugadores. Aun así, se trata de un título espectacular en todos los sentidos con el que disfrutaremos de una intensa campaña.

 

Requiere:

Pentium 4 a 2,4 GHz, 1 Gbyte de RAM, tarjeta 3D NVIDIA GeForce 6600 o ATI Radeon X700 y 8 Gbytes de espacio en disco

 

Género:

Estrategia en tiempo real