Devil May Cry 4

La cuarta entrega de la saga de Capcom invade los circuitos de Xbox 360 y a posteriori los de nuestras CPU y PS3. Impecable capítulo de la serie que relega a Dante a un papel secundario en pos de un nuevo héroe para la saga: Nero

20 marzo 2008

La anterior generación de consolas nos deparó algunos de los mejores títulos de acción en tercera persona de la historia de los videojuegos. Sagas como God of War y Devil May Cry hicieron las delicias de los jugones de gatillo fácil y adrenalina desbordada. Por esta razón, no es extraño que la nueva generación de máquinas reciba más entregas de estos títulos. Por el momento, los afortunados poseedores de una Xbox 360 o una PS3 (y en breve también los de PC) pueden disfrutar de la cuarta entrega de las aventuras de Dante. No obstante, aunque este DMC camina por los mismos derroteros de los anteriores, en especial del primero y el tercero, incorpora alguna novedad. Y es que en esta ocasión no comenzamos controlando a Dante, sino a Nero, un guerrero más joven pero con unos atributos físicos similares a los del héroe de la saga.

 

Nuestro cometido es, una vez más, avanzar a través de una historia repleta de giros argumentales mientras acabamos con cuantos demonios se crucen en nuestro camino. La acción es desbordante y muy intensa, y la jugabilidad magnífica. Como siempre. Y es que es en el aparado artístico en el que el cambio de generación es realmente tangible. Los gráficos de este DMC son sensacionales. El modelado de los personajes es fantástico y los escenarios están repletos de detalles y magníficamente iluminados. Además, la cadencia de imágenes es muy alta, aunque en ocasiones el motor gráfico se satura un poco. Y la banda sonora es, a veces épica, a veces emotiva. Si te gusta la acción en tercera persona, no te lo pierdas.

 

Género:

Acción

 

Multijugador:

No

 

Otras plataformas:

PC y PlayStation 3