Informe

Elige tu PC de juegos ideal entre portátil o sobremesa

¿Máxima potencia o movilidad para jugar en cualquier parte? Decide qué prefieres a tenor de las cifras de rendimiento cosechadas por nuestros dos modelos en las pruebas lúdicas más exigentes

Pablo Montañés

PC contra sobremesa

7 septiembre 2011

Hasta hace pocos años, era impensable que un portátil fuera capaz de ejecutar todos los juegos de última generación y de elevados requerimientos con unas mínimas garantías.

El impedimento clave era el grado de miniaturización de los componentes, ya que el espacio disponible en una carcasa de portátil era insuficiente y había que sacrificar potencia.

Por suerte, esto ha cambiado y, a día de hoy, es posible encontrar configuraciones en portátiles capaces de acercarse al rendimiento de la siempre tradicional alternativa de sobremesa. Y es que las tecnologías de fabricación han avanzado sustancialmente en miniaturización de componentes y consumo energético.

En esta ocasión, lo que buscamos es romper los prejuicios en torno a los ordenadores portátiles concebidos como máquinas de juegos y situarlos como alternativa a la compra de un sobremesa tradicional.

Así, hemos tomado como referentes lúdicos dos de las propuestas de Mountain más potentes de su género a un precio prácticamente idéntico: el sobremesa GTM 900 y el portátil Studio3D i7M. como decimos, el primero aparece como la configuración más potente dentro de su gama.

Es cierto que siempre se pueden añadir más componentes, pero la diferencia en el rendimiento no se notaría prácticamente, mientras que su precio se multiplicaría de forma considerable, por lo que, bajo nuestro punto de vista, es la opción más poderosa dentro de unos límites a nivel económico.

En cualquier caso, los componentes elegidos para estas dos configuraciones son de gama muy alta, por lo que los precios finales se disparan en torno a los 3.000 euros por cabeza. Son ordenadores diseñados para los entusiastas de los juegos, así que cualquier otro usuario «terrenal» podrá encontrar soluciones más asequibles que le aporten todo lo que necesita y le permitan disfrutar de títulos de entretenimiento con cierta solvencia pero no con la contundencia incontestable de nuestros dos protagonistas.

Eso sí, respecto a los precios, hay que tener en cuenta que en el caso del equipo de sobremesa tan solo aparecen los componentes propios del interior del chasis, por lo que a ese importe habría que añadir el de la pantalla, teclado, ratón y demás accesorios.

El secreto, los gráficos

Ciertamente la potencia de estos equipos no solo radica en el subsistema gráfico, sino en una buena selección del resto de componentes que trabajen armónicamente y en equipo. Sin embargo, sería justo situar este componente, si no por encima, sí a la misma altura en la que se encuentra el propio procesador.

Mountain Studio 3D i7M

Así, será el primer elemento que diseccionemos en estas páginas. Por un lado, la propuesta portátil, Mountain Studio3D i7M, cuenta con una imponente NVIDIA GeForce GTX 480M. Hasta la fecha es el subsistema gráfico para juegos de mayor rendimiento en el segmento de notebooks. En la propuesta de sobremesa, descubrimos la inclusión de dos tarjetas AMD Radeon HD 5970 en modo SLI.

Una sola de ellas también se erige como la más potente en el segmento de videojuegos a la espera de la inminente segunda generación de tarjetas DirectX 11, así que el uso de dos unidades permite obtener un rendimiento fuera de lo común. Lo que sí es cierto es que recurrir a la tecnología SLI con doble tarjeta no significa necesariamente el doble de rendimiento, sino que se podría conseguir un 1,5x.

La NVIDIA GeForce GTX 480M, basada en la arquitectura Fermi del fabricante, se ha diseñado con 352 núcleos CUDA y ofrece una frecuencia de proceso de 850 MHz. Se han incorporado 2 Gbytes de memoria GDDR5, a través de los cuales se consigue un ancho de banda de casi 77 Gbps. Como resultado de ello, es capaz de procesar 598 Gigaflops.

NVIDIA GeForce GTX 480M

Por su parte, las AMD Radeon HD 5970 cuentan cada una con dos unidades centrales de gráficos (GPU) y un total de 4.300 millones de transistores, toda una joya de la ingeniería de la ya desaparecida marca ATI (AMD la ha eliminado para unificar su imagen).

La frecuencia de reloj de cada núcleo es de 725 MHz, siendo capaz de procesar en su conjunto la friolera de 928 Gigaflops en doble precisión y 4,75 Teraflops en precisión simple. Como en el caso del modelo de NVIDIA, llega con 2 Gbytes de memoria GDDR5, aunque su ancho de banda es muy superior: 256 Gbps.

Por tanto, en el apartado gráfico, las dos configuraciones no podían tener mejor pinta, y así lo han demostrado durante las pruebas a las que las hemos sometido.

Temas Relacionados
Loading...