Enemy Territory: Quake Wars

El universo del mítico Quake se une al sistema de juego cooperativo multiplayer con tintes de Battlefield, pues podremos seleccionar varios tipos de personaje, cada uno con unas armas y habilidades propias de su clase

30 septiembre 2007

El resultado de la fusión de las dos sagas que forman el nombre del juego es un título de una enorme jugabilidad partiendo de un planteamiento sencillo: los mutantes Strogg están decididos a invadir la tierra mientras que las Fuerzas de Defensa Global intentan impedírselo. Así pues, lo primero será optar por uno de los dos bandos y elegir entre las cinco clases de personaje disponibles.

 

Éstas son similares para los dos contendientes, aunque cada una dispone de un tipo particular de armas y una serie de habilidades propias (poner minas, desplegar torretas, pedir fuego de apoyo o piratear ciertos dispositivos), pero siempre manteniendo un buen equilibrio.

 

Ya en juego la acción es frenética y, tras unos primeros momentos de confusión, nos daremos cuenta de lo mucho que hay que hacer. Las misiones tienen una serie de objetivos principales y multitud de secundarios, algunos específicos de cada clase, y que nos darán experiencia si los realizamos. Ésta aumentará las habilidades de nuestro personaje, que irá mejorando conforme avancen los mapas. También es posible usar hasta 16 vehículos diferentes, de fácil manejo y que pueden ser pilotados por un solo jugador, aunque muchos ganan en potencia de fuego si lo hacen varios.

 

El título está orientado claramente al multijugador, tanto vía Internet como LAN, en partidas de hasta 32 jugadores, pero también es posible jugar off-line, en un modo de juego individual donde nos enfrentaremos con bots de una notable IA, lo que resulta ideal como entrenamiento pero que no alcanza la intensidad del modo multiplayer.

 

Un motor gráfico conocido

Para recrear el juego se ha optado por el engine de Doom 3 pero ampliamente remozado para ofrecer unos resultados bastante notables. Los escenarios que se nos presentan son enormes y mezclan exteriores e interiores con un alto grado de detalle. Las texturas, los modelos y los efectos alcanzan un gran nivel sin ser revolucionarios. El apartado sonoro es igualmente bueno, con unos efectos de gran calidad y un correcto doblaje al castellano. Pero sin duda lo mejor, como ya hemos dicho, es la altísima jugabilidad, gracias al cuidado en el diseño de los mapas y la variedad de formas de afrontarlos según sea la clase y el bando con el que juguemos.

 

Esto se traduce en enfrentamientos de gran intensidad en los que en todo momento encontraremos tareas a realizar para ayudar al equipo. El desarrollo de las partidas es de lo más variado siendo necesario, además, una buena coordinación entre jugadores para conseguir la victoria. Otro factor a tener en cuenta es que se han centrado en conseguir una mayor diversión optando por un estilo más arcade de lo habitual. La altísima jugabilidad justifica este alejamiento del realismo aunque, lógicamente, puede no satisfacer a algunos jugadores.

 

Requiere:

Pentium 4 a 2,8 GHz, 512 Mbytes de RAM, tarjeta 3D de 128 Mbytes y 5 Gbytes de espacio en disco

 

Género:

Acción multijugador

 

Otras plataformas:

Próximamente en Xbox 360 y PS3