Epson EMP-TW3800, gran luminosidad

Epson ha contribuido de forma decisiva a la mejora continua de las prestaciones de los proyectores LCD, de hecho, cada generación ha aportado mejoras claramente apreciables a sus predecesoras. Y esta propuesta no es una excepción

Juan Carlos López Revilla

1 diciembre 2009

Después de someter a todos los proyectores de la comparativa a nuestro exigente banco de pruebas llegamos a la conclusión de que el TW3800 es uno de los más equilibrados que podemos encontrar en esta franja de precios. Si analizamos cada apartado por separado, resulta superado por otras propuestas, pero lo cierto es que no flaquea en ninguna materia importante de cuantas atañen a la calidad de imagen.

Además, es bastante silencioso y, en lo que concierne a la conectividad, está bien dotado (echamos de menos, como en todas las propuestas de la comparativa excepto en el BenQ, tomas de componentes de vídeo y RGB con conectores BNC). Estamos seguros de que de haber despuntado en alguno de los apartados críticos de cuantos atañen a la restitución de las imágenes se habría alzado con alguno de nuestros galardones.

No obstante, no es perfecto. Como todos los proyectores que incorporan un iris dinámico, en aquellos fotogramas en los que aparecen objetos luminosos sobre un fondo oscuro apreciamos una merma de la intensidad del brillo. Aun así, no defraudará a los muchos incondicionales de la tecnología LCD. Una buena opción

Pruebas

LuminosidadMuy buena
Contraste/Nivel de negroMuy bueno
Detalle en sombrasMuy bueno
Calidad de imagen globalMuy buena
ConectividadMuy buena
Diseño/AcabadoBueno
Facilidad de usoBuena
Temas Relacionados