Fedora 8

La evolución de la distribución comunitaria de Red Hat es excelente, a lo que se suma la gran variedad de paquetes de software que incluye

6 febrero 2008

Fedora ha ganado mucho terreno en los últimos tiempos, convirtiéndose en una excelente opción para los usuarios finales y empresariales, que saben que tras ella está una de las grandes del mundo Linux: Red Hat. Es una de nuestras distribuciones predilectas, y en esta iteración llegan algunos cambios muy significativos que adelantan una versión 9 aún más impactante; sobre todo, en lo que se refiere a la inclusión de KDE 4, que no ha llegado a tiempo para las ediciones de este otoño. Pero os recomendamos no esperar: Fedora 8 es la mejor de las Fedora hasta la fecha. Nosotros ya la distribuimos en el DVD 34.
Más vistosa, más potente
Fedora vuelve a proponer sus llamados spins (http://fedoraproject.org/wiki/CustomSpins) para la instalación. Se trata de perfiles independientes que permiten instalar los paquetes necesarios según las preferencias de un usuario que prefiera GNOME, KDE o XFCE, o que esté más orientado al desarrollo o a los videojuegos. Eso permite ofrecer LiveCD adaptados a cada cual, que luego podrán instalar dichas versiones específicas del sistema operativo.
Una vez instalada, Fedora 8 sorprende con un aspecto visual realmente atractivo gracias a dos componentes clave: Infinity (presente como fondo de escritorio y en pantallas splash) y Nodoka, un nuevo tema para GNOME creado específicamente para esta edición. Si a esto le unimos el hecho de que Compiz Fusion estará activado por defecto si nuestra gráfica lo soporta (puede que haya que juguetear un poco para lograr una integración perfecta), nos encontramos ante un escritorio visual y potente.
Fedora llega con uno de los nuevos kernels 2.6.23 con la característica tickless y un nuevo planificador. Ambas características están orientadas a mejorar el rendimiento energético y a que los tiempos de respuesta del sistema sean menores, y lo cierto es que todo parece ir más suave. La «distro» incluye tanto GNOME 2.20 como KDE 3.5.8, además de XFCE 4.4.1, si preferimos un gestor de ventanas ligero. Sin embargo, las novedades más relevantes aparecen en los nuevos gestores de audio y red. El denominado PulseAudio es un componente que ha ganado mucha popularidad, y con razón: permite controlar las entradas y salidas de sonido de forma independiente para cada aplicación. Es decir, cada herramienta puede tener su propio volumen. El gestor de conectividad NetworkManager 0.7 también ofrece mejor soporte de dispositivos de red y de perfiles de configuración variados para poder conectarnos automáticamente a redes que ya habíamos configurado.
El gestor de paquetes que se presenta en forma del comando yum, el asistente gráfico Pirut o el actualizador Pup también es ahora más rápido (mejor incluso que el de openSUSE), y es otra de las características destacadas de una distribución muy recomendable.
Cuestión de privilegios
Si de algo pueden presumir las distribuciones de Linux es de gestionar los permisos de ejecución a la perfección. Mecanismos como el polémico UAC de Windows Vista no han tenido ningún éxito a pesar de tratar de seguir las líneas de desarrollo de Linux, e incluso Mac OS X no ha logrado pulir este apartado tan bien como lo hacen los desarrollos como Ubuntu, Fedora, openSUSE, etc. Parece que en Fedora no están del todo convencidos de estas políticas de gestión de privilegios, aún a pesar de su reputación, y han incluido el llamado PolicyKit, un sistema de autenticación que hace que la escalada de privilegios sea más segura. En lugar de ofrecer acceso total a un programa cuando se necesitan privilegios más altos, PolicyKit permite aislar operaciones individuales que necesitan esos privilegios, y los convierte en servicios del sistema a los que se accede mediante D-Bus. Esta granularidad da más control a los administradores, que pueden evitar así posibles ataques de escalada de privilegios, y de hecho es una característica que a la larga reemplazará al tradicional gksudo. Es la primera distribución en incorporar tal característica, por lo que pone a Fedora por delante del resto de distribuciones en este apartado.

Características
Distribución Linux disponible para diversas plataformas, incluidas la x86 y x86-64. DVD de instalación, además de la existencia de diversos spins en forma de LiveCD
Lo mejor
Aspecto visual muy atractivo. Inclusión de un gran número de paquetes software. Excelentes características de seguridad. Nuevos componentes de control del hardware de sonido y de red
Lo peor
Sigue sin haber soporte nativo para particiones NTFS