Análisis

Fujifilm FinePix F770 EXR, destaca por su sensibilidad

Este fabricante ha conseguido una cámara correcta, aunque en el límite en algunos aspectos. Por ejemplo, su peso resulta elevado, aunque el zoom también llega hasta nada menos que 500 mm

Manuel Arenas

Fujifilm FinePix F770 EXR

25 junio 2012

La base de la cámara es su sensor, con un comportamiento bastante bueno. Los modos con ISO 6.400 y 12.800 sí que son marginales, pues aparte de perder prácticamente cualquier atisbo de detalle, reducen el tamaño de la imagen para hacer combinación de píxeles.

Los modos Pro de la cámara de Fujifilm esencialmente se basan en combinar varias tomas para conseguir mejoras sobre las imágenes individuales, de modo que se reduzca el ruido o se difumine el fondo. El modo RAW de captura de imágenes es práctico si se quiere conservar el máximo detalle, pero no para un uso ágil de la cámara.

La ergonomía es buena, con una correcta disposición de los botones, incluyendo el práctico botón F para acceso rápido a parámetros fotográficos y el dial giratorio en el anillo del selector de uso de macro, flash y temporizador. El botón para vídeo está separado del resto, y tiene GPS integrado.

Aunque se echa de menos alguna tecnología para compartir archivos directamente desde la cámara. El flash se extrae mediante un botón en el lateral. En cualquier caso, el tamaño y peso son notables y contribuyen a que no sea cómodo usar esta cámara comparado con otros modelos del mercado.

 

 

PRUEBAS

  • Calidad a ISO 100 / a ISO 800: Normal /Normal
  • Calidad a ISO 1.600 / a ISO 3.200: Normal /Normal
  • Versatilidad de la óptica: Buena
  • Manejo del color: Normal
  • Calidad del vídeo: 14 Mbps, 1.920 x [email protected] fps
  • Conectividad: Buena
  • Facilidad para compartir contenidos: Mal, necesitas PC o Mac

 

Temas Relacionados
Loading...