Análisis

Fujifilm FinePix HS20EXR, con pantalla abatible

La cámara integra un sensor CMOS con tecnología BSI. La pantalla abatible de tres pulgadas que incluye y el visor electrónico facilitan el encuadre cuando la luz ambiente es escasa

Fujifilm FinePix

7 octubre 2011

Aunque menos compacto que otros equipos, éste destaca por integrar un sensor CMOS bastante cuidado en su diseño y tecnología, al menos sobre el papel. Además, se pueden considerar avanzados aspectos como el zoom de 30x o la posibilidad de grabar imágenes en formato RAW + JPEG.

Al tacto también responde bien en cuanto a acabado y construcción, con una pantalla abatible de 3’’ y visor electrónico que facilita el encuadre cuando la luz ambiente es escasa. Hasta aquí todo bien, pero tan pronto como se entra en el análisis de las capturas de las cartas de ajuste calibradas, se saca la conclusión de que el sensor CMOS con tecnología BSI (Back-Illuminated Sensor) no es lo mejor para integrar 16 Mpíxeles.

En la práctica, un sensor con ese tamaño y un número tan elevado de píxeles no ofrece la calidad esperada en una cámara de gama alta. Recuérdalo antes de valorar funcionalidades tan llamativas como la construcción de panorámicas, con una asistente que hace que en segundos tengamos una vista de 360º montada y finalizada.

La pantalla LCD se ve muy bien, así como los menús de configuración. Solo se puede mover en un plano pero da juego para hacer encuadres complicados. De todos modos, cuando se fotografía con el teleobjetivo, es mejor usar el visor electrónico para sujetarla con más firmeza.

Con 720 mm es complicado que no salgan las fotos movidas. Se necesita subir la sensibilidad ISO por encima de lo que sería deseable y al final se obtiene mucho ruido. En vídeo responde muy bien, tanto por la pantalla como por la grabación en Full HD a 1.080.

Temas Relacionados
Loading...