Fujifilm FinePix Z100

Gracias a su óptica propietaria, lograremos un zoom de cinco aumentos para las capturas que hagamos gracias a los distintos modos predefinidos

11 febrero 2008

Aunque todos los modelos analizados en estas páginas son cámaras ultracompactas, lo que siempre las convierte en productos atractivos para el usuario común, podemos distinguir entre aquellas con un diseño convencional y las que se han cuidado más, como es el caso. En esta Fujifilm, el objetivo está oculto por un tapa deslizante que, automáticamente, al descubrirlo, pone el dispositivo en funcionamiento y enciende la pantalla de 2,7 pulgadas.
Incorpora una óptica Fujinon, propietaria de la firma, de la que hay que destacar los cinco aumentos ópticos que proporciona, cuando lo habitual en este tipo de cámaras de tan reducido tamaño son tres. A pesar de ello, en las pruebas realizadas, las capturas han quedado más oscuras de lo que deberían; un hecho que queda patente si las comparamos con el resto de fotografías tomadas en el mismo entorno con el resto de productos analizados.
Por otro lado, en lo que se refiere a las instantáneas en modo macro, enfocar de forma correcta resulta bastante complejo. Para los usuarios menos especializados, en el intuitivo menú de configuración del dispositivo, encontramos una serie de entornos de captura predefinidos para que la cámara se adapte automáticamente a los diferentes grados de luminosidad o al tipo de objetos que nos disponemos a plasmar.

Características
Incorpora un sensor de 8 millones de puntos con una óptica Fujinon que proporciona un zoom de 5 aumentos reales. Se alimenta por medio de batería de Litio y dispone de una memoria interna de 54 Mbytes
Lo mejor
El atractivo diseño que nos ofrece la máquina y los modos predefinidos para las capturas
Lo peor
La fotografías realizadas quedan algo más oscuras de lo habitual y el enfoque en modo de trabajo macro