Genesis Rising

Con un elaborado guión y algunas ideas originales nos llega un peculiar RTS espacial ambientado en un futuro distante. Es hora de emprender una cruzada humana por el control del universo con nuestras legiones mutantes

13 junio 2007

Con un elaborado guión y algunas ideas originales nos llega un peculiar RTS espacial ambientado en un futuro distante. Han pasado 3.000 años desde que la humanidad se salvo de la extinción a manos de unos enemigos alienígenas y ahora es ella quien tiene subyugado a prácticamente todo el universo.

 

Nuestro papel será el de un capitán al que se le encarga una misión para garantizar el control del cosmos por los humanos para siempre: encontrar el centro del universo. Dispondremos de una nave viva capaz de crear una flota por sí misma y adaptarla a cualquier tipo de enemigo, modificando el ADN de nuestras naves con diversos genes que podemos desarrollar, comprar o robar a las naves enemigas una vez derrotadas. Estos genes proporcionan desde armas o defensas hasta habilidades especiales, y pueden variarse incluso durante el transcurso de una batalla para adaptar una nave a cualquier tipo de amenaza.

 

Por desgracia, la interfaz de control resulta algo simple y no permite desarrollar todo el potencial de esta magnífica idea. Así, las batallas son rápidas e intensas pero, al no existir posibilidad de pausar la acción o ralentizarla, la adaptación de los genes de todas nuestras naves puede resultar casi imposible si disponemos de flotas de tamaño medio, al tener que hacerlo nave a nave. Además, las opciones de selección de unidades son muy limitadas, lo que no facilita el control de la flota.

 

Con respecto al apartado técnico, destaca un motor gráfico con unos diseños muy detallados y unos efectos realmente llamativos. Por lo que toca al sonido encontraremos una banda sonora adecuada a la temática y unos efectos que se limitan a cumplir. El apartado multijugador es entretenido con partidas de hasta doce jugadores, aunque se echa de menos más opciones y mapas. En definitiva, una idea original que por desgracia no ha sido desarrollada de la forma más adecuada.

 

Requiere:

Pentium IV a 1,5 GHz, 512 Mbytes de RAM, tarjeta 3D de 128 Mbytes y 3 Gbytes de espacio en disco

 

Género:

Estrategia