Grammata Papyre 6.1, 400 libros en 1 «giga»

Los amantes de la lectura que quieran experimentar nuevas sensaciones deberán hacerse con este gadget que permite la lectura en condiciones similares a las que proporciona un libro de papel, pero que permite almacenar en una tarjeta SD cientos de volúmenes

Javier Renovell Gómez

29 marzo 2011

Pero que nadie se engañe, si lo que quieres es ser el centro de atención, el Papyre es cualquier otra cosa menos sexy (incluso si eliges el de color rojo). Tosco y simplón, consiste en una pantalla lectora de 6 pulgadas con una resolución de 800 x 600 píxeles.

 

No es a color, sino en blanco y negro. Ni tiene WiFi incorporado; no es interactivo. Y es que no está pensado para ver películas ni editar fotografías, ni mucho menos compartirlas o descargarlas de la Web. Como cualquier libro de bolsillo que se precie, sirve solo de soporte para la lectura. Y ésta se hace cómoda y agradable, pues al no ser retroiluminada la pantalla y simular la tinta convencional, el negro sobre blanco se lee sin cansancio, sin reflejos ni parpadeos de las letras. Y te lo puedes llevar a cualquier lado.

 

Los dos reparos mencionados, que podrían ser su principal handicap, son sus argumentos de venta: precio y autonomía. El Papyre se vende por 299 euros (incluidos todos los accesorios y una completa biblioteca), un precio que irá bajando a medida que se popularice, pero que sería mucho mayor de tener pantalla táctil a color y conexión inalámbrica. Mientras que las baterías permiten un disfrute de semanas sin necesidad de tener un enchufe cerca, pues el único consumo que hace está en el encendido y carga de las carpetas.

 

Podremos introducir toda clase de documentos de nuestro interés en la tarjeta SD (mapas, partituras, viñetas, gráficos, fórmulas...), el problema es si manejamos PDF con formato A4, pues, a la hora de leerlo, el cuerpo de letra será demasiado pequeño.

 

Para ello es conveniente convertir los documentos a formato FB2 (Fiction Book 2) en el que podremos sacarle más partido con diversos tamaños de letra, rotación y alguna que otra función extra; es lo mismo que ocurre con el Kindle de Amazon o la Nintendo SD.

 

¿Acabarán los libros digitales con el papel?

La empresa francesa Violet, una de las más comprometidas con el Internet de las cosas, ha llegado a sendos acuerdos con editoriales como Gallimard y Nathan para la edición de libros infantiles interactivos que combinen lo mejor de ambos mundos. «La colección de libros Mes Pétites Histories daba acceso a la narración de la historia realizada por un actor.

 

Aun así, los padres también tienen la posibilidad de realizar su propia narración y cargarla en la web. De esta forma, se creará una gran librería de versiones e interpretaciones de la historia. Con tan solo oler el zTamp [la etiqueta RFID] de la portada, tu Nabaztag favorito leerá el libro con la voz de tus abuelos o con la de tu mamá aunque se encuentre de viaje», cuenta Rafi Haladjian, director y cofundador de Violet. «El poder de Internet permite a la gente contribuir con su propio contenido y enriquecer el de los libros tradicionales, no destruirlos».

 

Recursos on-line:

www.pc-actual.com/actualidad/noticia/2009/05/12/El-placebo-cultural-del-siglo-XXI

 

http://links.pc-actual.es/220PAPYRE

 

El truco:

No apagarlo, solo bloquear el teclado con una ligera pulsación. Gasta casi lo mismo apagado que encendido. Y cuando se le desbloquea estás instantáneamente en la página que dejaste

Temas Relacionados
Loading...
'); doc.close(); });