Gran Turismo 4

El mayor concesionario de coches vuelve más cargado que nunca.

9 mayo 2005

Tras varios retrasos e incluso un aperitivo de nombre Prologue, por fin ha llegado el simulador de conducción más esperado para PlayStation 2. Los seguidores de la saga están de suerte, ya que se han potenciado las características básicas del juego y se han añadido algunas cosas nuevas que, aunque no van a dar un vuelco a la serie, la complementan. Se trata de un nuevo modo de juego (B-Spec), en el que en lugar de conducir directamente el coche, encarnaremos a una especie de director de carrera que indicará las estrategias pertinentes a nuestro conductor; y el modo Photo, con el que además de probar nuestra pericia como fotógrafos, podremos imprimir las instantáneas tomadas con la PS2.

Como era de esperar, en esta entrega contamos con más de 750 coches (desde los albores de la conducción hasta los más recientes, organizados por marcas o por periodos históricos) y más de 50 circuitos (desde los clásicos del Gran Turismo a otros completamente nuevos para la ocasión). Gráficamente, este GT4 es impresionante y lleva al límite a la consola de Sony. Viendo lo visto, nos preguntamos que sería de este título si lo hubieran programado para la más potente Xbox. Probablemente, si eso hubiera ocurrido, los programadores podrían haber incluido la eternamente esperada deformación de vehículos en tiempo real, que las limitaciones técnicas de la PlayStation ha hecho imposible. Tampoco tenemos modo on-line ni selector de Hertzios. No obstante, la calidad del juego es sobresaliente (todos los aspectos, desde los menús a la música, pasando por la diferente respuesta física de cada coche han sido cuidados al máximo) y tenemos circuitos y coches para rato, por lo que se trata de un título muy recomendado para los amantes del automovilismo.