Grand Theft Auto IV

Más grande, detallado, emocionante, violento y, sobre todo, espectacular. La experiencia militar de Niko Bellic le conducirá ineludiblemente a ser considerado un experto en ajustes de cuentas dentro del submundo criminal de Liberty City

7 julio 2008

Comenzar el análisis de un videojuego afirmando que se trata de una obra maestra suele ser arriesgado; pero, en esta ocasión no lo es. Aun así, GTA IV no es perfecto. Carece de la emotividad provocada por el entorno onírico de Shadow of the Colossus y gráficamente no supera a juegos como Halo 3 (estos dos títulos recibieron un 10 en nuestros análisis). Sin embargo, ofrece algo que ningún otro ha logrado hasta la fecha: sumirnos en un mundo capaz de desdibujar la barrera entre lo ficticio y lo real, entre nuestra vida y la de Niko Bellic, el protagonista de esta historia. Sí, GTA IV es una obra maestra indiscutible.

 

Una ciudad con vida propia

En esta ocasión encarnamos a un emigrante de Europa del Este que llega a una ciudad portuaria de Estados Unidos con la firme intención de dejar atrás su pasado y hacer suyo el sueño americano. Las semejanzas entre Liberty City, la metrópoli que presenciará nuestras correrías, y Nueva York son palpables desde el primer momento. Pero, ésta no es la principal cualidad de esta urbe. Basta encarnar a Niko sólo unos minutos para que nos demos cuenta de que nos encontramos en una ciudad real, con su ritmo, su latido propio. Cada habitante de Liberty City tiene vida, y podríamos dedicarnos a pasear por la ciudad o conducir por sus calles sin ningún otro propósito que deleitarnos con un universo realmente rico en el que no se ha dejado nada al azar.

 

Nuestro objetivo no es otro que hacernos un hueco en esta descomunal urbe, labrarnos una reputación y, sobre todo, subsistir. Para lograrlo, deberemos vernos las caras con una jauría de mafiosos y sociópatas que no nos lo pondrán nada fácil. Como en los otros GTA, para dar continuidad a la historia de Niko tenemos que desarrollar las misiones que nos plantea el hilo argumental del juego, y para ello sólo deberemos recurrir a nuestro teléfono móvil. Con él, podremos hablar con nuestros contactos y también sumirnos en una absorbente partida multijugador on-line. Si tenéis vuestra consola conectada a Internet, no os perdáis este fantástico modo de juego.

 

La factura técnica de GTA IV es excepcional. Y es que no sólo el nivel de detalle de Liberty City es impresionante, sino que sus gráficos son realmente buenos (pese a ser inferiores a los de otros títulos para las consolas de nueva generación), la iluminación prácticamente real, el doblaje en inglés tiene calidad cinematográfica y las 19 emisoras de radio disponibles componen una banda sonora magistral. ¿Qué más podemos pedir?

 

Un último apunte: en otoño Rockstar lanzará varios capítulos adicionales sólo para Xbox 360. Por lo demás, esta versión (que es con la que hemos realizado este análisis) es prácticamente idéntica a la de PlayStation 3.

 

Una edición muy especial

Si lo tuyo es el coleccionismo o si, simplemente, eres un fan acérrimo de esta saga, no te pierdas las ediciones especiales de GTA IV para Xbox 360 y PlayStation 3. Ambas incluyen una bolsa de viaje exclusiva, el libro de arte repleto de ilustraciones inéditas, un CD con los mejores temas de la extensa banda sonora, una caja metálica de seguridad decorada con motivos de GTA IV y un exclusivo llavero. El precio de esta edición limitada asciende a 99,99 euros.

 

Género:

Acción

 

Multijugador:

Hasta 16 jugadores on-line

 

Otras plataformas:

Play Station 3