Guitar Hero III: Legends of Rock

Aprovechamos la aparición de la versión para ordenador para probar uno de los títulos que más han dado que hablar en los últimos tiempos

19 julio 2008

Al abrir el bundle, lo primero que pensamos es que ha habido un error en el embalaje y la guitarra es incorrecta: la Gibson X-Plorer de la Xbox (cuyo logo aparece en ella), que se conecta vía USB con el engorro de cables que eso supone. Es decir, no se ha realizado una conversión plena del pack, lo que implica otros inconvenientes como el de la sincronización de la guitarra con el juego, que deja mayores intervalos de tiempo para acertar los acordes (facilitando tocar los temas).

 

Aunque esto, en cierto modo, se compensa con el reducido tamaño de los botones: todo es acostumbrarse. Como posible solución siempre nos queda jugar con el teclado, todo un reto para los más inconformistas.

 

Otro detalle en contra es que exige muchos requisitos al PC; aun así, con una máquina potente luce casi igual que en PS3 (sin HDMI). Animaciones muy suaves y efectos de luz vaporosos sobresalientes, algo digno de la generación actual de videoconsolas pero trabajando con un PC a un rendimiento alto, lo que repercute en unos tiempos de carga menores.

 

Además, podremos jugar on-line con el ordenador, aunque no partidas cruzadas con usuarios de otras plataformas. Gráficamente, casi al nivel de las dos primeras; en cuanto a jugabilidad por detrás de las tres anteriores. ¿Diversión y tiempo de vida? Excelentes. Los mismos que con el resto de versiones, salvo que algún día en vez de manejar la Gibson tocaremos con una «Logitech».

 

Requiere:

Pentium D a 2,8 GHz, 1 Gbyte de RAM (2 en W Vista), tarjeta 3D de 128 Mbytes y 6,1 Gbytes de espacio en disco

 

Género:

Musical