JVC DLA-HD100

El modelo Home Cinema DLA-HD100 de JVC es de esos productos que llega a calar en el Laboratorio. Fue presentado a finales del año pasado y llega ahora a España como la mayor apuesta de esta firma en el segmento de la alta definición, superando así en prestaciones al HD1, también un gran proyector

14 mayo 2008

En el HD100 de JVC brilla con luz propia la mejora llevada a cabo en el contraste. De hecho, se trata del proyector con mayor relación de contraste nativo hasta la fecha: 30.000:1. Esta cifra indica, entre otras cosas, que los degradados son prácticamente perfectos, mientras que se consigue lo que JVC llama True Black, o negro real. No incorpora Iris mecánico, que suele ser utilizado en otros modelos precisamente para aumentar dicha tasa de contraste de forma dinámica, lo que en ocasiones puede sobresaturar la imagen obtenida.

 

Esta cifra se ha conseguido gracias a la implementación de los paneles HD D-ILA, que son una mejora sustancial de la tecnología LCOS. Como cabía de esperar son tres, cada uno de ellos especializado en el tratamiento de cada color puro (rojo, verde, azul). En este sentido, cabe destacar las grandes posibilidades en cuanto a calibración, con un control gamma, así como a nivel de píxel extraordinario, lo que permite obtener unos ajustes de brillo y color fuera de lo común. Lógicamente, cuanto mayor sea el número de parámetros disponibles para el proceso de calibración, más difícil será conseguir un buen ajuste, pero con paciencia todo es posible.

 

Sin salir de este apartado, nos ha llamado la atención el modo Test disponible mediante un botón en el mando a distancia. Activándolo aparecen una serie de patrones que ayudan bastante durante el proceso de dicha calibración y, por ende, no es necesario utilizar fuentes externas o software adicional para el calibrado.

 

Por su parte, la óptica es otro de los factores para obtener una gran calidad de imagen y, sobre todo, homogénea, gracias a que se siguen utilizando lentes de Fujinon de 2x, lo que permite un mayor ajuste sobre la distancia a la pantalla y el tamaño final de la imagen. Al contrario de lo que ocurría en el HD1, el enfoque y zoom en este equipo son motorizados y, hay que reconocerlo, bastante sensibles y exactos.

 

Su tamaño y peso son muy reducidos teniendo en cuenta su potencia, pero no hemos notado que exista un calentamiento elevado después de algún tiempo de pleno funcionamiento. De hecho, el sistema de extracción de calor nos parece de lo más interesante y eficaz, ya que desde la parte derecha del frontal el aire viciado se expulsa en diagonal.

 

Sin duda, se trata de una posibilidad de compra realmente interesante para aquellos que andan están pensando en montar un Home Cinema. Con este equipo no se verán defraudados.