Killzone 2, ambientación abrumadora

Los programadores de Guerrilla impactan con el mejor y más espectacular FPS para PlayStation 3. Este título que nos ocupa ahora luce el acabado más espectacular que hemos disfrutado en consola alguna hasta la fecha. Así de claro

Juan Carlos López Revilla

13 junio 2009

En el E3 (Electronic Entertainment Expo) de 2005 todos los fans de los videojuegos nos quedamos perplejos cuando los responsables de SCE mostraron una demo para la que entonces sería su próxima consola, PlayStation 3, de factura absolutamente increíble. Tanto fue así que inmediatamente se suscitó una ardua polémica acerca de si aquel vídeo sería posible en una máquina cuyo potencial solo se conocía sobre el papel.

La demo pertenecía, cómo no, a Killzone 2. Hasta el lanzamiento del juego todos nos preguntábamos si los programadores de Guerrilla habrían sido capaces de ofrecernos lo mostrado cuatro años antes. Y, por increíble que parezca, así ha sido.

El modelado de los personajes y las armas es hiperminucioso; los entornos están detallados hasta la extenuación; las animaciones, sin ser las más convincentes que hemos disfrutado, son muy buenas; la física es muy realista... Pero lo mejor es el motor de iluminación, concebido para dotar a Helghan de una decadencia y una brutalidad sobrecogedoras. Es difícil describir con palabras esa abrumadora ambientación, enriquecida por unos efectos especiales y una banda sonora sobresalientes.

Además, el hilo argumental de esta secuela es complejo y engancha el jugador hasta obligarlo a completar la aventura. Un anticipo: la etapa final es absolutamente demoledora. ¿Estamos ante una nueva obra maestra? Por muy poco. Si tienes una PS3, tienes que jugarlo.

Género:

Acción

Multijugador:

Hasta 32 jugadores vía PS Network