Little Big Planet, entretenimiento y originalidad

Es importante definir la esencia de este juego. Little Big Planet es mucho más que un videojuego de plataformas. Es una herramienta con la que crear el mundo que se nos antoje, con la estructura que queramos y los retos que nos plazcan

Juan Carlos López Revilla

20 febrero 2009

Probablemente, si sugerimos a un jugón experimentado la posibilidad de meterse en la piel de un muñeco de trapo e ir saltando de plataforma en plataforma, no conseguiremos despertar lo más mínimo su interés. Pero si, en vez de eso, le agasajamos con una herramienta de creación de niveles tan potente como los motores que utilizan los desarrolladores de videojuegos, y, a la par, tan sencilla que un niño podría dominarla sin apenas esfuerzo, le conquistaremos sin remisión.

Lo cierto es que resulta muy difícil hacerse a la idea de las infinitas posibilidades que pone a nuestro alcance este título. En la confección de nuestros mundos podemos utilizar los materiales que queramos, crear puzles tan enrevesados como ideemos, manipular la física de los objetos para originar situaciones absurdas… El único límite es nuestra imaginación. Pero si lo único que queremos es jugar, no pasa nada. Y, una vez terminado, podremos compartirlo con otros jugadores, además de explorar las mejores creaciones de PS Network.

Tenemos 50 niveles divertidísimos que nos depararán horas y horas de diversión. Y es que LBP es delicioso, entrañable… una obra maestra que soportará impertérrita el paso del tiempo.

Género:

Plataformas / Comunidad social

Multijugador:

Hasta 4 jugadores