CoD: Modern Warfare 2

Aunque esta entrega de Call of Duty no está inspirada en un conflicto real, retrata con un realismo estremecedor tanto este desalentador escenario mundial como las incursiones bélicas que en él se producen. Y para lograrlo cuenta con un apartado técnico sencillamente increíble

Juan Carlos López Revilla

11 junio 2010

Las guerras han cambiado. Algunos países oprimidos por la desigualdad social y la tiranía de sus líderes recurren al terrorismo para volcar su ira contra un occidente mucho más próspero. El desigual poderío militar de ambas facciones ha provocado que los conflictos actuales se diriman a una escala bélica menor en la que el terror indiscriminado y el factor sorpresa igualan drásticamente las posibilidades de éxito.

Aunque esta entrega de Call of Duty no está inspirada en un conflicto real, retrata con un realismo estremecedor tanto este desalentador escenario mundial como las incursiones bélicas que en él se producen. Y para lograrlo cuenta con un apartado técnico sencillamente increíble. La recreación de los soldados del cuerpo de élite al que pertenecemos y de los entornos es absolutamente realista.

callofduty-grande_640_width_scale

El potente motor gráfico desarrollado por los programadores de Infinity Ward es capaz de mover decenas de elementos en pantalla y mostrar todo tipo de efectos sin provocar ninguna ralentización. Por supuesto, tenemos a nuestra disposición un amplio arsenal de armas de última generación ideadas para menoscabar el esfuerzo de los terroristas por contundente que sea. Pero el auténtico corazón de CoD son sus modos de juego on-line, y no solo por su variedad, sino también por las muchas opciones de configuración de las partidas que tenemos a nuestra disposición y, sobre todo, por lo adictivos que resultan. Uno de los mejores títulos de esta generación.

Temas Relacionados