SMC Night Vision IP Camera, vigilancia en la oscuridad

Una de las ventajas de Internet es la «omnipresencia». Podemos acceder de manera instantánea a prácticamente cualquier lugar en casi cualquier situación. No cabe duda que aplicar este concepto a la vigilancia de nuestras pertenencias es algo muy atractivo

Jose María Arias-Camisón Cano

18 enero 2009

La cámara que nos presenta SMC se puede instalar en cualquier sitio y, para que funcione, sólo precisa de una toma de corriente y conexión a la Red. Ésta puede ser directa, conectándola mediante un cable de red a un router o similar, o inalámbrica gracias a su protocolo 802.11g. Cuenta, además, con un modo de grabación nocturna, que gracias a sus seis lámparas led infrarrojas nos permite vigilar cualquier estancia en ausencia absoluta de iluminación.

Una vez correctamente configurado el dispositivo, tendremos la oportunidad de acceder a él desde cualquier navegador de Internet y en todo momento. Dispone de varios protocolos de vigilancia y nos puede avisar de cualquier movimiento anómalo en la sala que está vigilando, además de comenzar a grabar inmediatamente en caso de intrusión.

Desgraciadamente, configurar el aparato no resulta todo lo sencillo que sería deseable. Si bien no es necesario ser un profesional de la seguridad para hacerla funcionar, creemos que SMC debería haber creado un software más sencillo y, sobre todo, debería haber facilitado la instalación y configuración de su Night Vision IP Camera.