Nikon D60

La firma japonesa presenta una cámara fotográfica digital que supondrá una gran alternativa para el que busca una réflex fácil de utilizar y de calidad. Destaca su intuitivo menú, dotado de un botón de ayuda que ofrece información extra de cualquier ajuste o apartado de configuración

13 mayo 2008

Respecto al modelo D40X de Nikon, la D60 no supone ninguna revolución. También aquí encontramos un sensor CCD de 10 Mpíxeles, el sensor AF de 3 puntos y otras características comunes. Y, aunque hay mejoras, probablemente los usuarios de la D40X no echen de menos este modelo. Sin embargo, la D60 es una de las mejores opciones para el usuario que desea dar el salto al mundo DSLR sin perder las posibilidades de acceder a grandes funcionalidades a medida que vaya aprendiendo.

 

Para este público nos ha encantado el intuitivo menú dotado de una práctica ayuda, que nos permite insertar comentarios a las imágenes, ejecutar pequeños retoques, aplicar filtros e, incluso, crear una animación a partir de las imágenes capturas. En la parte más práctica, encontramos un sistema de autolimpieza por flujo de aire y una pantalla de orientación personalizable con sistema de autodesconexión al acercarnos al visor. Este último cuenta con un tamaño superior al del modelo de Canon.

 

Ahora bien, uno de los puntos que más nos ha gustado es el objetivo 18-55 mm con tecnología de reducción de vibraciones (VR), que hasta ahora sólo hallábamos en ópticas de gama más alta. En nuestras pruebas, los resultados fueron excelentes, logrando poco nivel de ruido hasta sensibilidades de ISO 800. En este sentido, hay que recordar que contamos con un modo ISO 3200.