Nikon CoolPix S9

Pese a su robusto diseño metalizado, carece de un flash potente. La sencillez de uso es una nota característica de un modelo que, gracias al intuitivo menú interno del que dispone, permite acceder incluso a los ajustes manuales más avanzados desde la primera pantalla

23 febrero 2007

Pese a su robusto diseño metalizado, carece de un flash potente. La sencillez de uso es una nota característica de un modelo que, gracias al intuitivo menú interno del que dispone, permite acceder incluso a los ajustes manuales más avanzados desde la primera pantalla, sin tener que navegar a través de distintas ventanas y opciones. Respecto a las pruebas efectuadas en nuestro Laboratorio, sobresale la buena definición de imagen que logramos con esta CoolPix; sin embargo, si vamos a usar mucho el flash para fotografiar en entornos oscuros, la S9 no es la alternativa más recomendable, ya que el flash montado tiene escasa potencia.
De otro lado, a pesar de que se detecta cierto ruido en las imágenes, la cámara respeta la colorimetría con bastante precisión. Lo mismo ocurre con el trabajo en modo macro, donde hemos obtenido una brillante repuesta de las lentes.

Características
CCD 6,1 Mpíxeles y resolución de 2.816 x 2.112. Óptica 38-114 mm. LCD de 2,5”. Batería de ión-litio
Lo mejor
Además de la robustez de su diseño externo, el acierto en colorimetría
Lo peor
El comportamiento del flash integrado