Ninja Gaiden II

La segunda entrega de Ninja Gaiden conserva intacto el espíritu de su predecesora, por lo que el control de Ryu es magnífico (fácil de aprender pero difícil de dominar) y la velocidad de los combates endiablada

9 septiembre 2008

El origen de esta saga se remonta a 1988, año en que apareció la primera entrega para NES (Nintendo Entertainment System), sin embargo, su ascenso definitivo al Olimpo de los videojuegos no se produjo hasta 2004 coincidiendo con el lanzamiento de la renovada edición para Xbox. Su responsable, Tomonobu Itagaki, creador también de otros grandes títulos, como la saga Dead or Alive, dejó su impronta en el que fue aclamado por la prensa especializada como uno de los mejores juegos para la primera consola de Microsoft.

 

Las secuencias cinemáticas complementan la acción de forma magistral, ambientando una historia sencilla en la que adquieren la máxima importancia los valores tradicionales de la cultura japonesa, en especial el honor y la venganza. Pero hay algunas diferencias importantes entre este Ninja Gaiden y las versiones aparecidas para Xbox y PS3.

 

Itagaki recurre una vez más a la violencia como recurso narrativo, pero en esta ocasión de una forma más exagerada, muy en la línea del cine de Tarantino y de su idolatrado Akira Kurosawa (al que rinde homenaje con la nueva prestación Cine ninja). Pero, además, ahora es posible cambiar de arma, habilitar una nueva magia o utilizar una pócima de curación sin necesidad de acceder a menú alguno. Otra novedad: después de los combates recuperamos una parte de la salud perdida de forma automática.

 

Si eres un fan de esta saga o, sencillamente, te gustan los juegos de acción, te entusiasmará esta obra maestra por su factura técnica, ritmo y, sobre todo, fantástica jugabilidad. No te lo pierdas. 

 

Género:

Acción

 

Multijugador:

No