Ninja Gaiden Sigma

Las dos entregas de Ninja Gaiden lanzadas para la Xbox original pertenecen a ese selecto grupo de títulos capaces de permanecer para siempre en la retina de los jugones. Y es que, además de presumir de una factura técnica increíble, nos deleitaron con una jugabilidad magnífica y una historia muy atrayente

16 septiembre 2007

Con estos precedentes no es de extrañar que Ninja Gaiden Sigma sea, ipso facto, el mejor juego del catálogo actual de PS3 junto a Oblivion. Por fortuna, el hecho de que el siempre inspirado Tomonobu Itagaki, el responsable de las dos entregas para Xbox, haya cedido el testigo en la dirección a Yusuke Haya-shi, uno de sus colaboradores habituales, no ha mermado un ápice la calidad de este remake.
El motor gráfico utilizado en esta entrega ha sido totalmente remodelado con el objetivo de sacar el máximo partido posible al potencial de la nueva consola de Sony. De hecho, Sigma nos permite disfrutar las aventuras del indómito Ryu a 1.080p y manteniendo una cadencia de imágenes muy estable. Por otra parte, los gráficos son excepcionales, las texturas muy correctas y la ambientación, sin duda uno de los apartados que más han mejorado, sencillamente sublime (no os perdáis el entorno otoñal de la primera fase). Un último apunte: esta edición mantiene intacta la jugabilidad del original y, además, incorpora algunos extras muy interesantes, como son la posibilidad de controlar a la intrépida Rachel y las nuevas armas y modos de juego. Sencillamente imprescindible.
Lo mejor: su fantástica ambientación, excelentes gráficos e incomparable jugabilidad.
Lo peor: que no podamos compartir esta descomunal aventura con nadie más.