Nokia 6500 Slide, sencillo y atractivo

En los tiempos que corren el 6500 Slide se convierte en un terminal perfecto para los que buscan un teléfono de la «vieja escuela», donde lo fundamental es hablar y mandar SMS, y el resto de funcionalidades modernas pasan a un segundo plano

Enrique Sánchez rojo

10 junio 2009

Es algo que se ha logrado realmente bien gracias a la utilización del sistema propietario S40, que gráficamente recuerda al S60 basado en Symbian, pero que, en cambio, resulta más rápido y ágil que este último.

Eso sí, por ello hemos de renunciar a cosas como un navegador web medianamente potente o la posibilidad de instalar aplicaciones Symbian. Aun así, no serán aspectos vitales para el potencial cliente de este terminal, que probablemente valorará más su carcasa totalmente construida en aluminio, que confiere un tacto excelente y una sensación de robustez por encima de lo habitual hoy día.

En el apartado de uso, hay que destacar la utilización de un sensor de luz ambiental que ajusta la retroiluminación, la inclusión de cámara frontal para videollamadas vía 3G, o la conexión minijack estándar para conectar auriculares o el cable A/V para la TV.

Entre los aspectos más negativos tenemos las lentes de baja calidad utilizadas con la cámara trasera de 3,2 Mpíxeles, ya que los resultados se estropean innecesariamente por culpa de este detalle. Tampoco es óptima la ubicación del altavoz, que hace que oigamos poco el tono de llamada incluso al máximo tan pronto como tengamos el terminal en el bolsillo o en una funda.

Aun así, se trata de una excelente opción para los que buscan un terminal para realizar llamadas de voz, de aspecto elegante, refinado y robusto, pero a un precio muy razonable, máxime porque, tras algún tiempo en el mercado, éste ha bajado considerablemente.