El Padrino

Los Corleone protagonizan un videojuego con dos claras inspiraciones: GTA y Mafia. La trama se va descubriendo siguiendo el mismo sistema que siempre: pequeñas misiones que van desencadenando nuevos acontecimientos en la historia principal donde la extorsión es el pan de cada día

24 marzo 2006

La primera, cómo no, es GTA 3; la segunda es Mafia, genial juego del 2002 (a su vez inspirado por GTA) que nos metía en la piel de un mafioso. La mecánica sigue la línea habitual (una historia central desarrollada a base de hilvanar fases y, por otro lado, libertad para deambular por la ciudad y realizar todo tipo de misiones) pero esta vez con el indudable gancho de una de las películas más famosas de Hollywood, pues pese a alguna ausencia notable, incluye casi todos los personajes originales.

  

Lo mejor es que la historia se desarrolla entremezclada con los sucesos originales de la película, de tal modo que nuestro personaje, un joven que tiene que ganarse una reputación en la familia, toma parte activa logrando que el juego gane muchos puntos en inmersión.

 

Lo malo es que existen muchos detalles que chirrían demasiado tanto por la parte gráfica (con exagerados efectos de popping, texturas algo pobres, modelos de PNG excesivamente repetidos) como por la jugable (con un sistema de peleas y disparos poco espontáneo y un apartado de vehículos muy poco conseguido).

 

Además, se nota demasiado que es una conversión (no muy lograda) desde consola y existen pocas novedades de jugabilidad respecto a lo que pudimos ver en Mafia (si acaso las posibilidades para extorsionar). Por ello, el juego se queda a medio camino de lo esperado para una licencia de tal magnitud.

Requiere:

Procesador 1,4 GHz, 256 Mbytes de RAM, gráfica de 64 Mbytes (GeForce 3/Radeon 8550 o superiores), 5 Gbytes de disco duro y lector DVD-ROM

Otras plataformas:

Xbox, PS2 y PSP