Análisis

Paint.NET, edición de fotos avanzada y clara interfaz

Una web de aspecto humilde esconde una aplicación de gran potencia. El proyecto Paint.NET se puso en marcha para convertirse en el «Photoshop gratuito de Windows» como sustituto del archiconocido Paint

Ramón Cutanda López

Paint.NET

2 noviembre 2012

Cuando Microsoft abandonó el proyecto, un grupo de alumnos decidió continuarlo y el resultado merece la pena. La interfaz de la aplicación tiene un diseño Windows 100%, de modo que, de entrada, resulta muy cómoda, familiar, y no echa para atrás a usuarios que nunca antes hayan trabajado con la edición de fotografías.

Se echan en falta algunas herramientas avanzadas, como el pincel corrector, pero no hay casi nada que con un poco de paciencia y habilidad no se pueda hacer. Aunque no dispone de una galería de filtros, sí que ofrece unos iconos en miniatura que ayudan a intuir y recordar el efecto de cada uno. Además, y al estar programado en 64 bits, la aplicación de las vistas previas es casi instantánea, así que no da pereza experimentar y probar diversos efectos.

Junto con GIMP, Paint.NET es una aplicación que, aún siendo gratuita, destaca por ser capaz de trabajar con capas, lo que, unido a su capacidad de realizar selecciones de zonas con gran precisión, permite acometer ediciones realmente avanzadas, y todo ello con una interfaz realmente simple y cómoda.

Aunque Paint.NET no está diseñado para gestionar o trabajar con grandes colecciones de fotografías, resulta relativamente sencillo cargar un par de decenas de imágenes para revisarlas y corregirlas en el caso de que sea necesario. La exportación, sin embargo, se realiza de manera individual.

No hay opciones para compartir los resultados en las redes sociales y no hay ninguna función que facilite la conversión de archivos en tandas. Igualmente, tampoco es capaz de manejar por defecto archivos RAW, aunque hay varios plug-ins disponibles para su descarga que nos facilitarán esta tarea.

Loading...
'); doc.close(); });