Análisis + Vídeo

Picoproyector Philips PicoPix 1430, ideal para el ocio

Este picoproyector ligero y sencillo permite llevar películas y presentaciones a cualquier parte en el bolsillo. Admite conexión directa de memorias USB

Enrique Sánchez rojo

Picoproyector Philips PicoPix 1430

29 marzo 2011

La orientación inicial de los picoproyectores está cambiando con el paso de los meses. Si antes era un producto 100% profesional con el que hacer presentaciones en cualquier parte, ahora, el grueso del potencial mercado se centra en el entretenimiento personal, reemplazando a muchos reproductores multimedia.

Y es que estos proyectores de bolsillo son capaces de reproducir audio (MP3/WAV), vídeo (AVI, MOV, MKV, MPG, FLV, etc.) e imágenes (JPG, TIFF, GIF, PNG y BMP) directamente desde la memoria interna, una tarjeta insertada en la ranura SD o una memoria USB conectada con el adaptador incluido.

Respecto a sus características, este PicoPix utiliza iluminación LED con una potencia de 30 lumens, tecnología LCoS (Liquid Crystal on Silicon) para la representación de imágenes, y una batería de 2.300 mAh que le confiere una autonomía que ronda las 2 horas.

Su calidad se encuentra a la altura de otros competidores, aunque hay que destacar varios aspectos mejorables. Por una parte, se aprecia un cierto efecto de arcoiris (observamos los colores primarios en los bordes de los motivos) en imágenes en B/N o escenas de acción con mucho movimiento. Tampoco nos ha gustado el hecho de que carezca de ajuste trapezoidal de la imagen, de manera que será necesario tener el picoproyector en posición perfectamente horizontal respecto a la superficie de proyección si no queremos ver una imagen deformada. Eso sí, el colorido de la imagen es realmente bueno, aunque con una cierta tendencia al rojo.

Nuestras impresiones

Metidos en pruebas de uso, la luminosidad es, como en otros competidores, algo limitada. Necesitaremos bajar persianas y apagar luces para disfrutar de una imagen realmente nítida que según las especificaciones puede alcanzar las 52” de diagonal, aunque a ese tamaño probablemente echemos de menos mayor potencia lumínica. Eso sí, el manejo del menú en pantalla, la reproducción de contenidos digitales y el control desde el mando a distancia es verdaderamente sencillo.

Picoproyector Philips PicoPix 1430

• Para la conexión VGA necesitaremos un adaptador que ha de comprarse por separado, aunque sí se incluye uno para vídeo compuesto.

Respecto a las interfaces, este picoproyector incluye un adaptador para vídeo compuesto, y otro más de miniUSB a USB para conectar directamente memorias Flash. También cuenta con una salida minijack por si queremos oír el sonido a través de unos altavoces/auriculares externos, en lugar de utilizar los pequeños altavoces estéreo integrados de 0,3 vatios. Son opcionales el adaptador VGA, el de vídeo por componentes y los específicos para iPhone/iPad/iPod touch.

En definitiva, se trata de un producto muy compacto y práctico, ya que ofrece las posibilidades de un reproductor multimedia, aunque capaz de presentar las imágenes sobre cualquier superficie lisa sobre la que proyectar.

Temas Relacionados
Loading...
'); doc.close(); });