Prototype, acción brutal

Imagina que un día despiertas sin recordar nada de tu pasado y, además, descubres que eres capaz de manipular la estructura genética de tu cuerpo. Esto le ha sucedido a Alex Mercer, el arma más mortífera que ha pisado la faz de la Tierra

Juan Carlos López Revilla

30 noviembre 2009

Sus poderes sobrehumanos le permiten transformar sus brazos en cuchillas capaces de partir por la mitad a cualquiera que se cruce en su camino, absorber la esencia vital de los seres humanos y aplastar vehículos como si fuesen de cartón, entre otras increíbles capacidades. Semejante punto de partida no deja lugar a dudas acerca de lo que nos ofrece Prototype: acción a raudales, unos gráficos que, sin ser sobresalientes, resultan magníficos en determinados momentos y mucha diversión.

El control de Alex nos parece muy acertado, de hecho, bastan unos minutos para hacerse con él. Pero la ejecución de algunas transformaciones requiere pericia, por lo que dominar todos los poderes de nuestro protagonista no es fácil. A nuestro juicio lo mejor de este título es su magnífico hilo argumental (el interés por desvelar los detalles acerca del pasado de Alex y conocer qué le ha sucedido se mantiene a lo largo de toda la aventura), la grandiosidad de la ciudad en la que se desarrolla la historia (que no es otra que Nueva York) y, por supuesto, la sensación de tener absoluta libertad para movernos y provocar el caos a nuestro antojo.

Completar la aventura nos llevará cerca de 20 horas, más incluso si nos involucramos en todas las misiones secundarias. Sin duda, uno de los mejores títulos que podemos disfrutar durante los últimos meses del año. Bien por Radical Entertainment.

Temas Relacionados