Proyectores Full HD asequibles

Un producto de electrónica de consumo que cuesta varios miles de euros no es ninguna ganga, pero si se trata de un proyector frontal capaz de ofrecernos en nuestro hogar la calidad de imagen de los mejores cines, la perspectiva cambia

Juan Carlos López Revilla

Proyectores Full HD asequibles

23 diciembre 2009

La evolución tecnológica nunca deja de sorprendernos. Todos sabemos que los rigores de la competencia y la fabricación masiva de dispositivos electrónicos exigen, por una parte, y permiten, por otra, poner a punto de forma continua productos más potentes y baratos, pero basta remontarse unos pocos meses atrás para comprobar hasta qué punto este ritmo de desarrollo incide en la experiencia de los consumidores.

En el ámbito del cine en casa podemos tomar como referencia los reproductores de Blu-ray Disc de sobremesa. Hace solo un par de años sus prestaciones eran manifiestamente mejorables y el coste de los más económicos oscilaba en torno a 1.000 euros, sin embargo, en la actualidad podemos encontrar en el mercado propuestas de calidad por menos de 300 euros.

Con los proyectores Full HD ha sucedido exactamente lo mismo. El precio de los primeros que llegaron a las tiendas no era en ningún caso inferior a 6.000 euros, y hoy en día existe una oferta nutrida de propuestas por debajo de 2.000 euros que supera con holgura las prestaciones de aquellas primeras unidades.

Es más, uno de los modelos que hemos analizado en esta comparativa presume de un precio «de calle» de 999 euros y un rendimiento muy interesante. El cine en casa de envergadura, por fin, comienza a ser realmente popular.

.

¿LCD o DLP?

Aunque nuestro objetivo en esta ocasión no es profundizar en las peculiaridades de estas tecnologías (los detalles los hemos abordado en los análisis que hemos publicado en PC Actual hasta la fecha), merece la pena que nos detengamos en ellas de forma somera para recordar cuáles son sus bazas y analizar su posición actual en el mercado.

Lo primero en lo que debemos hacer hincapié es en el hecho de que ninguna de ellas es perfecta. Ambas tienen sus ventajas e inconvenientes, pero estas diferencias se han ido limando a medida que los fabricantes de las matrices (Texas Instruments en el caso de los chips DMD de la tecnología DLP y Epson, entre otros, en todo lo que concierne a LCD) y los ensambladores de los proyectores han perfeccionado sus diseños.

Los primeros proyectores frontales LCD ofrecían un contraste muy inferior al de las soluciones DLP, lo que incidía negativamente en la correcta restitución del color (sobre todo en los tonos oscuros y el negro puro) y mermaba su solvencia a la hora de mostrar los detalles en zonas sombreadas.

Por otra parte, las primeras propuestas que apostaron por la tecnología DLP adolecían de un defecto al que son muy sensibles algunas personas, conocido como «arco iris», que provocaba la aparición de una estela de color en aquellas zonas de las imágenes que mostraban objetos blancos o de color claro sobre un fondo oscuro. Esta desventaja era propiciada por la utilización de una rueda de color colocada entre la lámpara y el chip DMD que, por otra parte, es necesaria para restituir los colores.

Los fabricantes que apostaron por la tecnología LCD se dieron cuenta de que poniendo a punto una óptica extremadamente precisa podían minimizar la presencia de aberraciones cromáticas y, al mismo tiempo, la utilización de un iris dinámico permitía alcanzar una tasa de contraste equiparable o, incluso, superior a la de muchos proyectores DLP.

Pero los fabricantes de estos últimos no se amedrentaron. Lograron eliminar totalmente el «efecto arco iris» introduciendo 3 chips DMD en sus productos, lo que les permitió prescindir de la rueda de color. El problema es que el coste económico de esta medida era excesivo (el precio de las primeras unidades DLP equipadas con 3 chips DMD oscilaba entre 20.000 y 30.000 euros), por lo que se vieron obligados a buscar otras soluciones.

Y lo lograron incrementando la velocidad de rotación de la rueda de color y el número de segmentos de ésta. En la actualidad este defecto solo lo padecen algunas personas muy sensibles, y la mayor parte de los usuarios que se han hecho con un proyector DLP de última generación no percibe problema alguno.

proyectores-intro-pcb

Para dilatar la vida de la lámpara de nuestro proyector es aconsejable no moverlo mientras la lámpara esté caliente y reducir en la medida de lo posible los picos de consumo que se producen al encenderlo. Si vais a ver dos películas seguidas con un intervalo de tiempo reducido entre ellas, no lo apaguéis.

.

Apostamos por LCOS

Mientras las tecnologías LCD y DLP se debatían para pulir sus debilidades y superar las prestaciones de la opción rival, llegaron al mercado los primeros proyectores LCOS. Esta innovación pretende aunar las bazas de ambas y superar sus desventajas y, de hecho, tanto Sony como JVC, lo han conseguido.

Los ingenieros de la primera firma han logrado poner a punto una implementación de la tecnología LCOS conocida como SXRD cuyas principales bazas son una tasa de contraste fantástica, una colorimetría excepcional, una ausencia casi total del molesto «efecto rejilla» y una restitución de las imágenes muy «cinematográfica».

La implementación LCOS de JVC, conocida como D-ILA, presume de todas estas ventajas pero, además, alcanza una tasa de contraste nativa simplemente espectacular que ha permitido a los ingenieros de esta compañía japonesa prescindir de un iris dinámico. Desafortunadamente, el precio de los proyectores de JVC supera la barrera que hemos establecido para seleccionar los productos que hemos analizado en esta comparativa. Aun así, en ella encontraréis propuestas para todos los gustos: una unidad DLP, tres proyectores LCD y dos LCOS (SXRD).

.

Más baratos de lo que parece

Durante la realización de esta comparativa nos hemos topado con una sorpresa muy agradable: el precio en la calle y en algunas tiendas on-line de la mayor parte de los proyectores que hemos analizado es sensiblemente inferior al anunciado por los fabricantes. Esta diferencia en algunos modelos asciende incluso a cifras cercanas a los 1.000 euros (probablemente propiciadas por liquidaciones de stock).

Por esta razón, en esta ocasión hemos publicado tanto el precio oficial de los productos como el mejor que hemos encontrado «en la calle» siempre y cuando la tienda nos pareciese fiable. Y opciones hay muchas tanto con presencia física como en Internet: FNAC, Supersonido, A toda pantalla, Clave Audio, etc.

Si tenéis claro cuál es el proyector Full HD de vuestros sueños os aconsejamos que dediquéis algo de tiempo a buscar la mejor oferta. El ahorro del que os podéis beneficiar puede ser muy importante.

proyectores-intro-lampara

Para dilatar la vida de la lámpara de nuestro proyector es aconsejable no moverlo mientras la lámpara esté caliente y reducir en la medida de lo posible los picos de consumo que se producen al encenderlo. Si vais a ver dos películas seguidas con un intervalo de tiempo reducido entre ellas, no lo apaguéis.

.

Glosario de siglas

  • LCD: Pantalla de cristal líquido (Liquid Crystal Display)

  • DLP: Procesado digital de la luz (Digital Light Processing)

  • DMD: Dispositivo digital dotado de microespejos (Digital Micromirror Device)

  • LCOS: Cristal líquido sobre silicio (Liquid Crystal on Silicon)

  • D-ILA: Amplificador de luz para imágenes con conducción directa (Direct-drive Image Light Amplifier)

  • SXRD: Pantalla reflectante de silicio (Silicon X-tal Reflective Display)

Nuestro banco de pruebas

Con el objetivo de determinar el rendimiento de cada unidad y la naturalidad de las imágenes que ha restituido hemos diseñado un extenso banco de pruebas idóneo para analizar la calibración por defecto de cada proyector y, en la medida de lo posible, optimizarla.

Entre otros parámetros, hemos analizado la colorimetría, el detalle en las zonas oscuras, la intensidad del color negro, la ausencia de los efectos «rejilla» y «arco iris» (este último en aquellos proyectores susceptibles de padecerlo), el nivel de ruido, la facilidad de gestión de la unidad a través de los menús, la presencia de fugas de luz, la calidad de la óptica, etc.

Y, a nuestro juicio, las mejores herramientas para lograrlo son Displaymate (www.displaymate.com) y Digital Video Essentials (www.videoessentials.com). Por supuesto, también hemos atacado cada proyector con señales de alta definición 1.080/24p provenientes de un lector de Blu-ray Disc en el que hemos reproducido fragmentos de cuatro películas que hemos seleccionado con la intención de analizar los parámetros que hemos reseñado en este mismo recuadro. Son las siguientes: Casino Royale, Ratatouille, Transformers y El caballero oscuro.

La opinión de PCA: Las tres tecnologías se igualan

Las diferencias existentes entre los esquemas de funcionamiento de las técnicas con mayor presencia en el mercado de los proyectores frontales domésticos (LCD, DLP y LCOS) son muy importantes. Aun así, una de las principales conclusiones a las que hemos llegado durante la realización de esta comparativa no es otra que la necesidad de declarar un empate técnico entre ellas en lo que concierne a la calidad de imagen global que ofrecen.

Si hilamos fino la verdad es que las dos soluciones SXRD, los proyectores de LG y Sony, han brillado con luz propia. Pero no debemos olvidar que todas las soluciones que hemos analizado pertenecen al segmento de entrada, y en este nivel las diferencias entre unos productos y otros se maximizan debido al distinto grado de compromiso que adopta cada fabricante para ofrecer sus propuestas a un precio atractivo.

Por el contrario, cuando abordan la fase de diseño de los proyectores de alta gama recurren a todo su arsenal tecnológico, lo que provoca que la calidad de imagen de cualquier solución sea muy alta al margen de la tecnología utilizada.

Teniendo presente todo lo que hemos explicado nos parece muy meritorio que todas y cada una de las soluciones que hemos analizado en esta comparativa ofrezcan una calidad de imagen tan alta y, además, un precio atractivo. De hecho, cualquiera de ellas sería capaz de doblegar a los proyectores Full HD que se comercializaban hace un par de años a un precio muy superior.

Esta ventajosa situación favorece claramente a los consumidores, y tiene su origen en una doble vertiente. Por un lado, los fabricantes van poco a poco introduciendo en sus productos de gama baja las innovaciones tecnológicas que desarrollan en un principio para los proyectores de alta gama.

Y, por otra parte, todos están invirtiendo sus recursos tecnológicos para pulir las deficiencias de la tecnología por la que han apostado e incrementar su competitividad, lo que contribuye de forma decisiva a limar las diferencias que en un principio existían entre las tecnologías LCD, DLP y LCOS.

proyectores-opinion-lo-mejo

El iris dinámico, el denominador común

La incidencia de la tasa de contraste en la colorimetría, el nivel de negro y el detalle en las regiones oscuras que caracterizan a un proyector es superlativa, lo que ha propiciado que todos los modelos analizados incorporen un iris dinámico.

Este ingenio adapta la cantidad de luz que pasa a través de la lente con el objetivo de maximizar el contraste de cada fotograma de forma individualizada, pero adolece de un defecto: no arroja buenos resultados en aquellas imágenes que combinan elementos brillantes sobre zonas mayoritariamente oscuras.

En esta materia los mejores proyectores del mercado son los D-ILA de JVC, capaces de ofrecer en la actualidad una relación de contraste nativa de hasta 50.000:1 sin necesidad de utilizar un iris dinámico. Aun así, los mejor situados en este apartado son los proyectores SXRD de Sony y LG, seguidos de cerca por todos los demás. El Epson nos ha convencido por su solvencia a la hora de restituir los matices más insignificantes de las regiones oscuras de cada fotograma, de hecho, se acerca mucho a los dos proyectores LCOS analizados.

Por su parte, el BenQ y el Sanyo, pese a utilizar dos tecnologías diferentes (DLP el primero y LCD el segundo), nos parecen dos opciones muy equilibradas capaces de satisfacer a cualquier usuario que no desee afrontar el gasto que exigen el LG y el Sony. Y, por último, el Mitsubishi presume de una relación calidad/precio realmente increíble que contribuirá de forma decisiva a hacer del cine en casa de calidad una opción realmente popular.

LO MEJOR

  1. La calidad de imagen por bandera.

  2. Todos los proyectores que hemos analizado ofrecen una gran calidad de imagen, pero solo los que incorporan la tecnología SXRD, los modelos de LG y Sony, ofrecen esa «pátina analógica» tan anhelada por muchos cinéfilos. La causa reside en la mínima distancia que separa a cada uno de los píxeles de las matrices, lo que permite inhibir casi totalmente el «efecto rejilla».


LO PEOR

  1. Los fabricantes exageran en las especificaciones.

  2. La relación de contraste anunciada no responde en algunos productos a la realidad, por lo que proyectores con tasas sobre el papel muy diferentes arrojan un contraste ANSI similar. Muchas unidades carecen de zoom, enfoque y desplazamiento de la lente motorizados. También echamos de menos en este segmento la integración de la tecnología de inserción de fotogramas que permite ofrecer una mayor cadencia de imágenes y reducir el judder.

Temas Relacionados