Reprobates

Otra aventura gráfica de corte clásico llena de misterios y enigmas que esperan ser resueltos. Con un estética que recuerda mucho a Broken Sword, tendremos que resolver más que puzzles, pruebas de habilidad que llegarán a sacar de quicio a más de uno

27 enero 2008

Tras Black Mirrow y Nibiru, los checos de Future Games nos traen una nueva aventura donde nos encarnaremos en Adam Raichl, un joven que sufre un accidente de circulación aparentemente mortal y recobra la conciencia en una misteriosa isla. Allí encontraremos a diversos personajes que han pasado por experiencias similares a la nuestra y provienen de diferentes lugares e incluso épocas. Otra cosa extraña es que cada cierto tiempo sonaran unas campanadas que harán dormir a todos los habitantes de la isla, que al despertar comprobarán que uno de sus compañeros ha sido sustituido por otro personaje. Esta trama agobiante y misteriosa se desarrolla tanto en la isla como en el mundo onírico creado por nuestras pesadillas, en donde obtendremos pistas para descubrir lo que sucede realmente.

 

A nivel grafico el juego presenta un buen aspecto, con elaborados escenarios prerrenderizados y unos personajes 3D muy bien modelados. El sonido incluye una banda sonora que aparece con cuentagotas y efectos de diversa factura, siendo su principal pega no estar doblado al castellano. La interfaz de control es la clásica de las aventuras, al estilo apuntar y pulsar, y adaptándose bien al estilo del juego.

 

Donde decae el título es en la jugabilidad que pierde enteros por diversos motivos: la inclusión de una barra de energía que baja tras realizar esfuerzos físicos, obligándonos a comer y beber, lejos de darle un toque de realismo sólo consigue hacer más tedioso el desarrollo. Además, varios de los retos que encontraremos son pruebas que requieren más habilidad que ingenio, teniendo algunos de ellos también un tiempo límite para completarlos. En definitiva, una aventura con un prometedor argumento y buen nivel técnico, pero a la que se le han introducido ciertos aspectos que no sólo resultan innecesarios sino que merman su jugabilidad.

 

Requiere:

Pentium 4 a 1,5 GHz, 768 Mbytes de RAM, tarjeta 3D de 64 Mbytes y 2 Gbyte de espacio en disco

 

Género:

Aventura gráfica