Comparativa

Revisamos seis cámaras réflex al alcance de todos

El segmento de las cámaras réflex de consumo ha despuntado. Entre las razones, tenemos la paulatina bajada de precios y, sobre todo, los conocimientos cada vez mayores de los amantes de la fotografía

Juan Carlos López Revilla

cámara-reflex-intro

15 junio 2011

En la época de la fotografía analógica, las cámaras réflex representaban lo más avanzado y profesional que un usuario podía encontrar. Sus precios eran realmente prohibitivos, mientras que su funcionamiento y ajuste requería de buenos conocimientos, lo que las relegaba al uso profesional o de fotógrafos amateur de alto poder adquisitivo y buena técnica.

Comparativa Cámaras réflex 3

Sin embargo, la llegada de la fotografía digital y su masiva popularización ha cambiado incluso la concepción clásica de las réflex. Canon presentó allá por el 2001 su primera EOS 300D y, desde entonces, se inauguró un nuevo segmento que no ha dejado de crecer en los últimos años.

Nos referimos a cámaras réflex con precios que rondan los 700 € e incluso menos, todo un hito si tenemos en cuenta la complejidad, calidad y prestaciones de unas cámaras que, en otro tiempo, se habrían considerado de corte profesional.

¿Por qué una réflex?

Sin embargo, conviene comenzar por explicar las razones que pueden impulsarnos a decantarnos por una réflex en cualquiera de sus variantes frente a una cámara compacta, incluso con ópticas de gran tamaño.

La mejor razón es que una réflex, incluso la más económica, ofrece una libertad y posibilidades de personalización a todos los niveles que no encontraremos en ninguna compacta. Y esto no es exclusivo de los usuarios con más conocimientos. Incluso si siempre hacemos nuestras fotos en modo automático podemos beneficiarnos de muchas de las ventajas de una cámara réflex.

Comparativa Cámaras réflex

Quizá la ventaja más evidente reside en la opción de intercambiar la óptica. Gracias a ello, podemos tener uno o dos objetivos alternativos para diferentes situaciones, pero sin cambiar de cámara. Por poner un ejemplo, un objetivo típico incluido en los paquetes comerciales como es el de 18-55 mm, podría ser complementado con un gran angular (para paisajes o escenas a corta distancia) y un teleobjetivo para fotografiar motivos lejanos como si estuviéramos delante. Incluso tendremos la oportunidad de comprar ópticas estabilizadas o con velocidades extremadamente rápidas de autoenfoque.

Réflex también toma la delantera en los accesorios disponibles: desde los filtros polarizados para realzar colores o los que permiten eliminar reflejos, hasta los flashes de gran tamaño que nos permitirán hacer fotos con mínima luz como ninguna compacta podría. Y ello sin olvidar trípodes, mandos a distancia, parasoles, baterías de mayor capacidad, etc.

Por último, despunta en la capacidad que brinda al usuario para realizar todo tipo de ajuste fino a la hora de hacer las capturas. Hablamos de controlar manualmente la velocidad de disparo, la apertura del diafragma, los valores ISO e incluso el balance de blancos según la luz ambiente.

Todos estos parámetros también pueden ser ajustados en muchas compactas, aunque no con el rango, precisión y nivel de medición de una réflex. Por ello, son imprescindibles para todo aquel que tenga ciertos conocimientos de fotografía y quiera aplicarlos para lograr las mejores fotos.

Decisión de compra

A la hora de adquirir una réflex es fácil perderse entre tanta especificación y modelos. En esta comparativa encontraréis seis cámaras con diferentes características, aunque enfocadas a usuarios que buscan ópticas intercambiables, ajustes avanzados y máxima calidad.

Uno de los parámetros de compra que más ha de pesar es el que atañe a la óptica, tanto por la incluida de serie, como por los tipos admitidos. Si vamos a querer acoplar diferentes objetivos más adelante, marcas de larga trayectoria (como Canon, Nikon, etc.) suelen ser la opción más sensata. La razón es que, además de que ofrecen una amplio catálogo de objetivos para sus cámaras, también encontraremos en el mercado algunos fabricantes de precio más ajustado (como Sigma o Tamron) que nos ofrecerán bastantes ópticas compatibles.

Comparativa Cámaras réflex 2

Más allá de eso, y según nuestras prioridades, podemos tener más en cuenta la incorporación de grabación de vídeo HD, rangos de ajustes, la presencia de más o menos programas para escenas predefinidas, conexión de vídeo, etc. En cambio, los megapíxeles son, hoy por hoy, un parámetro relativo. Sobre todo desde que los tamaños de imagen que se obtienen son tan grandes que probablemente ningún usuario no profesional les llegará a sacar partido en su impresión o tratamiento.

Ahora bien, una de las grandes diferencias entre los modelos analizados es la tecnología de micro cuatro tercios. Esta clase de formato, que Lumix (Panasonic) y otros pocos fabricantes llevan intentado popularizar desde hace relativamente poco tiempo, ofrece cámaras mucho más compactas que las clásicas réflex gracias a que prescinde del clásico juego de espejos de estas últimas, pero sí ofrece todo un abanico para instalar diferentes ópticas.

Su visor, por tanto, es de tipo semirréflex (un LCD donde vemos lo que captura el sensor CMOS). De cara al futuro se prevé como un formato más interesante que el de las réflex tradicionales (menos complejas de fabricar y con un mantenimiento mínimo), aunque aún no parece que haya calado demasiado entre el usuario. La razón, quizá, reside en que su público natural (fotógrafos avanzados amateurs) aún sigue prefiriendo el encanto de los visores 100% ópticos y el clásico ruido del mecanismo de las réflex.

Importe oficial frente al precio de mercado

En categorías como la de cámaras digitales de fotografía que nos ocupa, la diferencia de precios entre el importe oficial recomendado por el fabricante y el que el usuario finalmente encuentra en la tienda, es, en muchos casos, importante.

Al publicar los dos, creemos que podéis valorar con mayor acierto cuál es el modelo que más os interesa. Para esta comparativa, hemos recurrido a la tienda on-line de electrónica e informática Redcoon.

  • Canon EOS 550D: 699 euros
  • Nikon D3100: 639 euros (con objetivo de 18-55 mm)
  • Olympus E-620: 575,80 euros
  • Panasonic Lumix G10: 499 euros
  • Pentax K-r: 699 euros
  • Sony SLT-A33L: 599 euros
Loading...