Rise & Fall: La Caída de los Imperios

Rise & Fall, la Caída de los Imperios. Un nuevo RTS en el cual podemos comandar tropas de las civilizaciones egipcia, griega, persa y romana. Se nos presentan dos campañas con un desarrollo de estilo cinematográfico, además de la posibilidad de jugar diferentes escenarios y un completo modo multiplayer.

26 octubre 2006

Un nuevo RTS en el cual podemos comandar tropas de las civilizaciones egipcia, griega, persa y romana. Se nos presentan dos campañas con un desarrollo de estilo cinematográfico, además de la posibilidad de jugar diferentes escenarios y un completo modo multiplayer. Las partidas siguen el desarrollo habitual del género (teniendo que recolectar recursos para crear nuevos edificios y ejércitos) pero se ha intentado introducir algunas novedades. Por ejemplo, tenemos un nuevo recurso, la gloria, que es la medida de la valía de nuestro héroe (cuyas actuaciones siempre son decisivas) y nos permitirá contratar mejores consejeros y acceder a determinas unidades y avances. También podremos tomar el control directo de nuestros héroes, pasando el juego a ser una especie de arcade en tercera persona; aquí tendremos un control limitado de las tropas y sólo podremos mantenerlo durante un cierto periodo de tiempo. Otro aspecto destacado es el de los combates navales que, lejos de ser un mero adorno, se convierten en uno de los apartados más entretenidos. La potencia de cada barco no dependerá sólo del tipo sino también del equipamiento y unidades embarcadas en él. Todas estas innovaciones son de agradecer aunque, la verdad, no consiguen que el desarrollo se aparte mucho de cualquier otro título de estrategia en tiempo real; eso sí, el resultado es muy entretenido y cuidado técnicamente gracias a que el juego cuenta con el motor Titan, expresamente diseñado para los RTS y que le permite recrear unos escenarios detallados en los que se enfrentarán de forma espectacular cientos de unidades. Todo ello apoyado por una BSO de tintes épicos y unos efectos que, sin ser espectaculares, cumplen su labor a la perfección.
Faustino Pérez Martín