Runaway 2: El sueño de la Tortuga

Pendulo Studios vuelve a la carga tras una larga espera después del éxito del primer capítulo de Runaway, que cosechó grandes críticas. Runaway contará con excepcional doblaje y no requiere una máquina potente para disfrutarlo

21 junio 2007

Brian y Gina regresan junto a otros muchos viejos conocidos de la primera entrega de Runaway, para llevarnos de aventuras por lugares tan exóticos como la isla Tiki o la fría Alaska. Todo comenzará durante unas apacibles vacaciones en Hawai en las que no tardarán en surgir complicaciones que separaran a la pareja. Nuestra misión será, cómo no, ayudar a Brian a buscar a Gina, lo cual resultará más complicado de lo que parece inicialmente. Este es el punto de partida de una aventura gráfica de corte clásico que bebe directamente de los grandes títulos de la época dorada del género.

 

Recorreremos más de un centenar de escenarios que deberemos explorar concienzudamente para recolectar todas las pistas y objetos posibles y así resolver los diversos retos que encontraremos. Casi todos los enigmas se resuelven haciendo uso de lo que encontremos y de la lógica, aunque ésta sea a veces un tanto particular debido al peculiar sentido del humor del juego. La mayoría de los enigmas están basados en el uso del inventario excepto un par de ellos, quizás demasiado pocos, basados en el método de prueba y error. Pero lo cierto es que, a pesar de la calidad de estos retos, no son lo que diferencia principalmente a esta aventura del resto de títulos actuales del género.

 

Lo que consigue enganchar a los jugadores es su cuidada historia, salpicada de grandes dosis de humor y algo de surrealismo, junto con un buen puñado de carismáticos personajes. Porque, como no podía ser de otra forma, conversar con los diversos personajes que saldrán a nuestro paso resulta vital a la hora de encontrar pistas y ayuda. Además, tanto a los viejos conocidos de la primera entrega como a las nuevas caras se les ha dotado de una personalidad y unos diálogos que los convierten en memorables.

 

Un estilo atractivo

Visualmente el juego resulta especialmente llamativo, con un estilo muy particular, cercano al cómic, que resulta muy apropiado para aventuras de este tipo. No encontraremos un motor 3D de última generación pero los detallados y coloristas escenarios en 2D se mezclan de forma efectiva y atractiva con personajes 3D, modelados con una técnica similar al Cell Shaded. El sonido está a la altura de lo que vemos, destacando el magnifico doblaje realizado por actores profesionales de cine y TV.

 

La interfaz de control es la habitual en este tipo de juegos, sencila e intuitiva, añadiéndose además la posibilidad de pedir ayuda: en cualquier momento podremos recurrir a Joshua, nuestro viejo amigo del primer Runaway, que desde el futuro nos aportará pistas muy valiosas que no nos darán la solución pero sí ayudarán mucho si nos quedamos atascados. Gracias a esto, el nivel de dificultad, que nunca llega a ser abrumador, baja lo suficiente como para que los jugadores más novatos no se sientan frustrados. En suma, Runaway 2 no solo continúa fiel al estilo de su primera parte sino que mantiene también el sabor de los grandes clásicos del género.

 

Requiere:

Pentium III a 500 MHz, 128 Mbytes de RAM y 2,5 Gbytes de espacio en disco