Samplitude Music Studio: grabación y edición virtual en tu escritorio

Quince versiones después de que se lanzara el Samplitude original, lo que no era más que un editor de muestras de sonido de 24 bits para el Commodore Amiga se ha convertido en un auténtico estudio virtual que ofrece, entre otras cosas, grabación multipista, edición de audio y MIDI

Sergi Puertas

24 mayo 2010

Además de los controladores que adjunta nuestra tarjeta o los de compatibilidad universal que pone a nuestra disposición ASIO4ALL, la propia aplicación incorpora los drivers Magix Low Latency 2008 que, a lo largo de nuestras pruebas, han demostrado ser de lo más eficiente, incluso empleando la modestísima tarjeta de audio que equipaba la placa Asus de nuestro equipo. El manejo de las funciones más básicas de grabación, por otra parte, resulta intuitivo hasta el punto de que nos ha bastado con conectar los instrumentos a los correspondientes puertos y pulsar donde la lógica nos señalaba que teníamos que pulsar para hacer uso de la aplicación sin ni siquiera tener que consultar el manual.

Por supuesto, sus posibilidades van mucho más allá, y ahí es donde entran módulos como Magix Remix Agent, un asistente para el reconocimiento del tempo y los compases, mediante el cual resulta extremadamente sencillo realizar ajustes tanto en composiciones propias como en mezclas orientadas al deejaying; o Auto JamSession, un sistema integrado con el que es posible generar acompañamientos a tiempo real. Puesto que está basado en el empleo de delays, resulta similar en muchos sentidos al célebre Gibson Echoplex. La inclusión en esta versión de Harmony Agent, una herramienta encaminada a discernir los acordes de una canción y representarlos en pantalla, no resulta en la práctica tan efectiva como sería deseable, pero no deja de resultar interesante.

1_Samplitude

En cuanto al manejo de samples, el programa es capaz de trabajar con los principales formatos de audio –OGG, MP3, AIFF...–y además nos permite importar audio desde películas MOV y AVI, ahorrándonos engorrosas conversiones. Al término del proceso de edición ni siquiera precisaremos software adicional para generar discos de audio, pues incluye grabadora de CD/DVD.

Las herramientas para la edición MIDI, por su lado, son aceptables pero no tan buenas como las que ofrecen aplicaciones de mayores prestaciones y coste, como Ableton Live o Steinberg Cubase. En este sentido, también lo aventa FL Studio Fruity Edition (74,14€), aunque éste no graba audio, por lo cual, en su categoría, Samplitude Music Studio 16 constituye una opción más completa y recomendable.

Temas Relacionados