Samsung UE46C9000, el mejor televisor LCD LED 3D que hemos analizado

Cada vez nos cuesta más sorprendernos, pero este increíble televisor en 3D lo ha logrado. No en vano actualmente es la propuesta más estilizada y sofisticada de Samsung. El auténtico buque insignia de la firma

Juan Carlos López Revilla

10 marzo 2014

Basta una primera toma de contacto para darse cuenta de que en su puesta a punto sus responsables no han dejado nada al azar. Y no solo debido a que su chasis es íntegramente de acero pulido. Su mecanizado es, literalmente, perfecto. El grosor del panel se reduce a unos increíbles 7,98 mm e incorpora un panel de control que se desliza automáticamente cuando acercamos la mano a la base de la peana. Y ésta es solo una pequeña muestra de sus muchas cualidades.

samsung-detalle1

Las mejores 3D hasta la fecha

En nuestra opinión, la calidad de los paneles LCD fabricados por Samsung es, desde hace al menos cinco años, de las más elevadas del mercado. Pero el panel incorporado en este televisor supera todo lo que hemos analizado hasta la fecha. Su nivel de negro es extraordinario, sin duda, el mejor que hemos visto en un dispositivo LED. Además, el sofisticado esquema de difusión que han puesto a punto los técnicos de esta firma para conseguir que la luz de los diodos colocados en el marco sea uniforme en todo el panel funciona a las mil maravillas. El resultado es un contraste percibido fantástico que rivaliza sin despeinarse con el de los mejores televisores de plasma.

Y, en el ámbito de la restitución de imágenes en 3D, más de lo mismo. Es excepcional. Lo hemos probado con películas, conciertos, partidos de fútbol… Todo grabado en 3D de forma nativa. Y en el 80% de las secuencias apenas se produce el molesto efecto de diafonía (Cross Talk). Y, cuando aparece, es más leve que el de los demás televisores tridimensionales que hemos analizado.

samsung-detalle2

Además, el procesador que incorpora es capaz de convertir las imágenes en 2D a 3D de forma bastante convincente. Dos bazas más a su favor: la pérdida de luminosidad provocada por las gafas es mínima y, según nuestras pruebas, su consumo medio real en 3D asciende a unos muy razonables 185 vatios.

Lo único que podemos criticar es la imposibilidad de cambiar el cable de alimentación por uno de mayor calidad y el hecho de que la controladora WiFi no se pueda integrar en la peana, por ejemplo, a través de un módulo PCMCIA. Son minucias, pero importantes en un producto de su entidad. Aun así, es un televisor magnífico. Resulta imposible no enamorarse de él.

PC Actual TV

Temas Relacionados