Shadowrun

Un FPS muy original y terriblemente adictivo para Xbox 360. Como sucedía en Team Fortress, cada personaje tiene una habilidad, pero llevada al cubo: podremos teletransportarnos, resucitar..., lo que le dará un ritmo frenético al juego

1 junio 2007

Como tantos otros ámbitos de la vida, el mundo de los videojuegos no está precisamente saturado de ideas originales, por lo que cualquier atisbo de innovación es siempre bienvenido. Ésta es, precisamente, la principal baza de este juego de acción en primera persona, un título a la usanza de superventas como Counter-Strike o Quake.

 

La originalidad reside en esta ocasión en que los mercenarios protagonistas están dotados de habilidades especiales (teletransportación, curación instantánea, resurrección, etc.) que cambian drásticamente las reglas del juego. De hecho, es conveniente dedicar unos minutos a los tutoriales de este título para descubrir cómo podemos sacar partido a las extraordinarias destrezas de nuestro personaje.

 

En cualquier caso, ésta no es su única cualidad. Como es obvio, la modalidad de juego más divertida es la on-line con otros 15 aguerridos contendientes (en realidad 7 formarán parte de nuestro equipo), aunque no todos deben ser propietarios de una flamante Xbox 360. Y es que por primera vez los usuarios de esta consola podrán demostrar su habilidad ante los veteranos jugones de PC que tienen Windows Vista.

 

En el ámbito estrictamente técnico esta propuesta cumple a la perfección, pero se encuentra claramente por debajo de otros FPS para la consola de Microsoft. Sus apartados más flojos son las texturas y algunas animaciones, aunque no empañan en absoluto su fantástica jugabilidad. En definitiva, un juego muy recomendable e idóneo para exprimir nuestra cuenta en Xbox Live.

 

Multijugador:

Hasta 16 jugadores vía Xbox Live

Noticias relacionadas