Sony XEL-1, deslumbrante

Estilizado, atractivo y dotado de una calidad de imagen embriagadora. El primer televisor OLED que ha llegado a las tiendas de nuestro país es un producto rompedor por muchas razones. Destacan dos: su excepcional calidad de imagen y su desorbitado precio.

Juan Carlos López Revilla

1 septiembre 2009

El XEL-1 incorpora un panel equipado con diodos emisores de luz de naturaleza orgánica. La principal peculiaridad de la tecnología OLED (Organic Light Emitting Diode) consiste en que no necesita retroiluminación, lo que garantiza una emisión de luz uniforme en toda la superficie de la pantalla y, además, ha permitido a los ingenieros de Sony poner a punto un panel de solo 3 mm de grosor.

Para probarlo hemos recurrido a varias fuentes de vídeo de distinta calidad tanto en alta resolución como de definición estándar, y hemos podido constatar que las cualidades que pronosticaron los defensores de esta tecnología son ciertas. El contraste del panel OLED es inaudito, de hecho, no hemos visto nada parecido en ninguna propuesta equipada con paneles LCD y plasma. Debido a esta cualidad, su nivel de detalle en las zonas oscuras es fantástico, y los colores tienen una riqueza y una saturación excelentes.

Además, su ángulo de visualización se acerca mucho a los ansiados 180º y, sobre todo, no adolece del molesto desenfoque de movimiento que tanto lastra a los televisores LCD equipados con paneles convencionales (las soluciones de alta gama dotadas de paneles a 100 y 200 Hz no lo padecen) debido a su reducido tiempo de respuesta. El resultado es convincente incluso en secuencias con movimientos rápidos de cámara y emisiones deportivas. Una gozada.

¿Pegas? Sobre todo una. Su precio nos parece exagerado dado su tamaño (11 pulgadas). Somos conscientes de que el proceso de fabricación de los paneles OLED es en la actualidad complejo y muy costoso, pero el precio oficial de este televisor en la tienda on-line de Sony en Estados Unidos asciende a 2.499 dólares.

Sí, el modelo europeo ha sido «afinado», pero la diferencia de coste nos parece excesiva. Aun así, no nos cabe ninguna duda de que este producto es el abanderado de una tecnología que con total seguridad nos deparará grandes sorpresas durante los próximos años.

Temas Relacionados
Loading...
'); doc.close(); });