Soul Calibur IV

Aunque Namco lanzó Soul Edge, la primera entrega de esta saga, para máquinas arcade y PlayStation, fue su sucesor, Soul Calibur, el título que cautivó a los entusiastas. Después, llegaron dos entregas más de notable calidad pero inferiores al original y, ahora, por fin podemos disfrutar de una edición capaz de permitirnos experimentar las mismas emociones que el venerado título para Dreamcast

13 noviembre 2008

Como cabía esperar, el espíritu de SCIV es el mismo de sus predecesores, por lo que nos brinda la oportunidad de participar en intensos combates de gran brutalidad con armas. El modelado de los personajes es magnífico, los efectos sonoros de una contundencia estremecedora y los efectos visuales espectaculares (en especial la estela que deja en el aire el movimiento de las armas).

 

Por supuesto, el control es tan preciso como en las entregas anteriores, incluso puede que más, y el motor gráfico es rápido, muy rápido. Más relevantes aún son las mejoras introducidas en el sistema de combate que, sin ser muy numerosas, son significativas. Ahora, resulta aún más importante recurrir en cada momento al ataque más eficaz teniendo muy presentes las habilidades de nuestro rival y, al mismo tiempo, dominar las técnicas de defensa.

 

Además, el nuevo medidor de alma nos permite conocer si estamos a punto de perder alguna de las zonas de cobertura de nuestra armadura, lo que reduce nuestra capacidad de defensa e incrementa la probabilidad de que suframos un ataque definitivo, que no son otra cosa que golpes devastadores muy similares a los fatalities de la saga Mortal Kombat.

 

Un último apunte: en el plantel de luchadores de la versión de PS3 aparece Darth Vader, y en el de Xbox 360 está incluido Yoda. Un guiño a los fans que nos parece una gran idea. 

 

Género:

Lucha

 

Multijugador:

Hasta 2 jugadores