Spotify ofrece un catálogo inigualable con limitaciones de tiempo

Spotify es el primer servicio que acude a nuestra mente cuando pensamos en música en streaming. Su principal baza es su extensísimo catálogo que, sin embargo, solo se puede escuchar gratis diez horas al mes

Sergi Puertas

Spotify

5 febrero 2013

Son muchos los usuarios que ya tienen una opinión formada acerca de lo que desean escuchar, y en este sentido Spotify es una de las alternativas más interesantes. La parquedad de opciones queda sobradamente compensada por la facilidad de uso.

Las opciones para compartir obligan a que los usuarios de destino tengan el programa instalado y estén dados de alta en el servicio, un mal menor si tenemos en cuenta la amplia difusión con la que cuenta. Estas mismas opciones permiten la proliferación de sitios como ShareMyPlaylists o SpotifyList, gracias a los cuales podemos publicar listas de reproducción de nuestros temas favoritos y escuchar las que suben a la Red otros usuarios.

No obstante, no todo son ventajas. Por un lado, está la exigencia de tener que instalar software. Por otra, las cuentas gratuitas han ido sufriendo recortes. En una primera fase, estas quedaron limitadas a un máximo de 20 horas mensuales, que ahora se han reducido a 10. Todo ello, unido a la frecuencia con la que suenan los anuncios en formato audio, hace que una cuenta de pago (desde 4,99 euros) resulte más que deseable.