Star Wars: El Imperio en Guerra

Toda la flota del universo se encuentra al alcance de tu ratón: tú eliges el bando, imperio o alianza rebelde. Petroglyph ha sido la compañía encargada de transladar la estrategia al universo de Star Wars, con parecidos más que evidente con Command & Conquer

18 junio 2006

Sin duda Star Wars ha sido la saga cinematográfica que más títulos ha aportado al mundo de los videojuegos con títulos legendarios y otros menos pero siempre con una gran variedad de estilos y géneros. En este gran abanico, muchos fans de la doble trilogía echaban de menos un juego que recogiera todo el espíritu militar de la saga cinematográfica.

 

De ese vacío ha nacido este SW: El Imperio en Guerra, un RTS que narra los acontecimientos ocurridos entre el Episodio III y el IV, justo la época en la que el Imperio crece hasta dominar la galaxia y, consecuentemente, nace la Alianza Rebelde; sin duda la época más propicia para ambientar un juego como éste.

 

Podemos tomar parte bien por el Imperio o bien por la Alianza Rebelde, decisión que obviamente determinará el devenir de la aventura. Además, los recursos y las características de cada bando son muy diferentes, lo que sin duda invita a completar el juego con las dos potencias en lucha.

Parecidos razonables

El equipo desarrollador del juego, Petroglyph, cuenta en su plantilla con algunos de los creadores de la saga Command & Conquer y eso se nota. El estilo de este juego se asemeja al de este clásico pero adaptado a tecnologías mucho más actuales. La calidad gráfica es notable, con unos terrenos bien representados y ricos en detalles, con tropas, vehículos y personajes totalmente identificables y algunos efectos realmente conseguidos.

 

Es cierto que a corta distancia se aprecia cierta simpleza en la construcción de los modelos, pero no debemos olvidar cuál es el punto de vista que más utilizamos en este tipo de juegos. Las escaramuzas en cualquiera de los escenarios terrestres son todo un espectáculo visual, con los AT-AT arrasando todo a su paso y los soldados de ambos bandos tratando de frenar el avance del enemigo en una orgía de rayos láser, mientras que personajes como Darth Vader demuestran su poderío por el campo de batalla.

 

Y es que en esta propuesta, al contrario de lo que ha ocurrido tradicionalmente en muchos títulos de Star Wars, es posible manejar directamente a los héroes de la odisea.

 

Pero donde más espectacular se muestra es, sin lugar a dudas, en las batallas estelares. El sistema de control es similar al de las batallas terrestres pero a escala galáctica (nunca mejor dicho). Es todo un espectáculo ver cómo salen cientos de Tie Fighters de nuestros destructores, enfrentándose a otros tantos X- Wings entre una marea de láser verdes y rojos.

 

El juego es razonablemente largo y lo suficientemente variado como para que no aburra. El equilibrio entre acción y estrategia es correcto, considerando que es un RTS con un estilo similar a Command & Conquer. Además, llena algunas lagunas argumentales que quedaron entre las películas pero lo mejor es el modo en que nos cuenta la historia, ya que nuestras acciones están totalmente integradas en la trama y que nos harán sentirnos, una vez más, protagonistas de la famosa saga galáctica.

 

Requiere:

Pentium III a 1 GHz, 256 Mbytes de RAM, tarjeta gráfica de 32 Mbytes compatible con T&L por hardware, 2,5 Gbytes libres en disco duro y lector DVD-ROM

 

Género:

Estrategia

 

Multijugador:

Dos  jugadores en modo campaña y hasta ocho en modos skirmish