Star Wars: Republic Commando

La acción de la saga se traslada al ejército raso.

16 mayo 2005

No solo de Jedis y de alas X vive Star Wars. El universo creado por George Lucas da mucho de sí y este Republic Commando es muestra de ello.

Aquellos que hayan visto las películas, recordarán al ejército republicano de clones del Episodio II, creados a partir del ADN de Jango Feet. Este juego nos mete en la piel de uno de esos soldados clónicos, líder de una unidad de elite formada por cuatro guerreros llamada «Escuadrón Delta». Nada más comenzar el juego se nos deja clara la extraordinaria importancia que tiene el trabajo en equipo. Se nos afirma literalmente que «cada uno de los integrantes del grupo es la cuarta parte de un individuo». Ahí es nada.

Star Wars: Republic Commando (RC a partir de ahora) es un shootem up subjetivo en el que lideramos activamente una unidad de soldados. Controlamos directamente a uno de ellos y damos órdenes a los otros tres mediante sencillos comandos. Lejos de la complejidad de otros juegos de mecánica similar, en este RC las órdenes se dan de un modo muy simple, colocando el cursor sobre una zona de acción del escenario y pulsando un botón. De este modo, si colocamos el punto de mira sobre la cerradura de una puerta veremos como cambia la forma del cursor. En este momento pulsamos el botón de acción y un soldado correrá a obedecer nuestras órdenes. Del mismo modo ordenaremos a nuestro escuadrón que ejecute todo tipo de órdenes: desde colocar explosivos hasta tomar torretas de asalto.

El hecho de que les ordenemos en ciertas ocasiones qué deben hacer no significa que no sean capaces de actuar por sí solos. La IA con que han sido programados les hace unos buenos combatientes autónomos, utilizando por sí mismos elementos del escenario tanto ofensiva como defensivamente.

La supervivencia de los cuatro miembros de la unidad es básica y necesaria. Además, cada uno de los integrantes del grupo tiene una especialidad, lo que lo hace adecuado para un tipo de tarea concreta. Para facilitar la supervivencia de todo el escuadrón tenemos la posibilidad de resucitar a los aliados caídos o a nosotros mismos mediante una herramienta similar a un desfibrilador.

El juego está estructurado en campañas, subdivididas a su vez en misiones más bien cortas. Dentro de cada misión tendremos que alcanzar una serie de puntos de control. Las misiones tienen una estructura muy lineal, dejando muy poco margen a la improvisación, pero ofreciendo a la vez una experiencia de juego muy bien medida.

Una de las primeras cosas que llama la atención cuando vemos RC es el hud, que al igual que en Metroid Prime de Game Cube, está colocado en el cristal del casco que llevamos puesto; es decir, que vemos el juego desde el interior de nuestro casco de soldado de la república.

Gráficamente es todo un espectáculo. El motor es muy sólido, y funciona de forma muy fluida a pesar de mostrar unos gráficos de acabado sobresaliente, llenos de efectos y de detalle. Si bien los entornos son muy variados (y están cuidados al máximo), donde el juego destaca es en los personajes, tanto por su modelado como por su animación.

Lamentablemente hemos de señalar un par de puntos negativos. Primero, que no esté doblado, aunque sí subtitulado. Esto hace que en ocasiones perdamos el hilo de la trama, ya que nos resultará imposible leer los subtítulos y eliminar a la vez a las huestes de enemigos que quieren eliminarnos. Tampoco destaca el multijugador, que se limita a los clásicos modos deathmatch, deathmatch por equipos, y capturar la bandera. Creemos que la naturaleza de RC hubiera permitido crear algún modo más innovador.

En cualquier caso, Star Wars Republic Commando es un juego excelente, que sirve como inmejorable aperitivo para el inminente estreno del último y definitivo capítulo de la saga galáctica más famosa de la historia del cine.