Table Tennis

El simulador de ping- pong llega a Wii con su jugabilidad adaptada al Wiimote y al nunchaku, permitiéndonos hacer potentes saques, dejadas y bolas con efecto con un simple gesto de muñeca, como en la vida real

16 agosto 2007

Hace algo más de un año el catálogo de Xbox 360 recibió un título de impecable factura técnica y fantástica jugabilidad concebido para ofrecer lo más importante que nos puede regalar un juego: horas y horas de diversión. Aunque en esencia esta versión para la consola de sobremesa de Nintendo más sofisticada es idéntica a su predecesora, su sistema de control ha sido totalmente remozado para adaptarlo a las casi infinitas posibilidades de Wii.

 

Y es que, en esta ocasión, para golpear la pelota tenemos que blandir nuestro wiimote como si tuviésemos una raqueta de ping-pong en la mano. Es imposible implementar un control más intuitivo. Además, resulta razonablemente preciso, aunque la ejecución del golpe interpretada por el juego no es siempre la que pretende el jugador. Aun así, con un poco de práctica es posible controlar con precisión, entre otros factores, la dirección, la fuerza y el efecto de la pelota.

 

Esta versión de Table Tennis pone a nuestra disposición tres modos de control diferentes. Si escogemos el más sencillo sólo tendremos que preocuparnos de golpear la pelota. Si optamos por la modalidad Tirador de precisión podremos, además, controlar de forma escrupulosa su dirección utilizando el nunchaku. Y, por último, los fanáticos del control y la simulación pueden determinar incluso la colocación del jugador combinando el wiimote y el nunchaku.

 

Un último apunte: aunque su factura técnica es inferior a la de Xbox 360, cumple con absoluta holgura. Sin duda, un título muy apetecible.

 

Multijugador:

Hasta 2 jugadores