Tomb Raider. Anniversary

Ya han pasado diez años desde que Lara comenzó a vivir todo tipo de aventuras y se convirtió en un icono del mundo de los videojuegos. A causa de ello, ha sido uno de los personajes más solventes de la industria con gran cantidad de títulos a sus espaldas

4 junio 2007

Para celebrar el cumpleaños de esta jovencita, se ha decidido volver a recrear el título original que dio origen a toda una saga. Pero no estamos ante un simple remake en el que sólo se han introducido mejoras técnicas, sino que encontraremos pequeños cambios que consiguen que el juego mantenga la frescura del primer día.

 

El argumento es el mismo: somos contratados para recuperar un antiguo artefacto, el Scion, pero pronto nos daremos cuenta de que, además de las trampas que lo rodean para salvaguardarlo, deberemos enfrentarnos a otros competidores. En esencia, se ha conservado la misma estructura para los mapas y enigmas de los niveles originales, introduciéndose algunos detalles que permiten hacer uso de las novedades del juego.

 

Y es que, no sólo se han pulido los controles y movimientos de Lara, sino que se han incluido algunas primicias. Ahora, en determinados momentos, la adrenalina de nuestra protagonista se disparara, con lo que entraremos en una especie de tiempo bala en el que todo sucederá mucho más lentamente, lo que nos permitirá realizar asombrosas esquivas.

 

También se ha incluido algo nuevo en el equipaje de Lara, una cuerda unida a un gancho con la que podremos, si encontramos el lugar idóneo para fijarla, andar por las paredes o salvar abismos de gran tamaño. Pero no será el único uso de esta herramienta, ya que con ella podremos mover ciertos objetos a distancia.

 

Así, aunque los puzzles originales se conservan prácticamente iguales, se han adaptado sutilmente para hacer uso de las nuevas opciones, además de añadirse algunos enigmas para el disfrute de los más veteranos. Los puzzles son, en algunos casos, bastante difíciles, pero fundamentalmente se resuelven explorando y observando bien los detalles de los inmensos escenarios que encontraremos.

 

El interfaz de control también ha sido mejorado, ganando sobretodo en precisión. Otra pequeña diferencia con el original es que los enemigos son algo más difíciles de abatir, haciendo más intensos los combates. Lo que sí se mantiene intacto es el arsenal a disposición de Lara, que constará sólo de sus pistolas y de tres armas más. Quizás el juego parezca algo escaso en este apartado, pero debemos tener en cuenta que son las que originalmente usaba la protagonista y que consiste principalmente en explorar y resolver enigmas, no en combatir.

 

Finalmente, cabe destacar que esta adaptación conserva también la altísima jugabilidad original, junto a su larga duración. En definitiva, un excelente remake del título que revolucionó el mundo de los videojuegos hace una década y que está a la altura de lo que cabría esperar de una aventurera como Lara Croft.

 

En lo técnico no defrauda

Para la puesta al día del apartado técnico de este juego, se ha optado por el mismo motor usado en la anterior entrega de la saga, Tomb Raider Legend. Así pues, disfrutaremos de unos espectaculares escenarios, en los que se moverán con fluidez no sólo la protagonista sino también multitud de enemigos. Y es que, en el aspecto gráfico, tanto los modelos 3D como las luces, texturas, animaciones y los diferentes efectos que encontraremos están a la altura de lo que cabría esperar en un título actual. El sonido cuenta con una buena banda sonora y con efectos adecuados, además de un cuidado doblaje al castellano para que podamos disfrutar plenamente del juego.

 

Requiere:

Pentium III a 1,4 GHz, 256 Mbytes de RAM, tarjeta 3D de 64 Mbytes y 24 Gbytes de espacio en disco