Análisis

Toshiba 55ZL2 4K, el primer televisor 4K y 3D sin gafas

Las personas que toman las decisiones en Toshiba son valientes. Y es que colocar en el mercado un televisor dotado de dos tecnologías tan claramente adelantadas a su época requiere una mezcla de fe y arrojo difícil de encontrar

Juan Carlos López Revilla

TV Toshiba 55ZL2 4K

5 noviembre 2012

Probar este televisor Toshiba 55ZL2 4K ha sido toda una experiencia para nosotros por dos razones contundentes: es el primero dotado de un panel 4K (cuya resolución asciende a nada menos que 3.840 x 2.160 puntos) que pasa por nuestro Laboratorio, y, además, también es el primero capaz de mostrar imágenes en 3D sin obligarnos a utilizar gafas. Ni activas ni polarizadas. De ningún tipo.

Durante la última edición de IFA, otras compañías, como Sony o Samsung, han presentado televisores equipados con paneles 4K. Pero debemos reconocer a Toshiba el mérito de haber llegado la primera al mercado. Y de qué forma.

Una calidad de imagen sencillamente espectacular

Actualmente es muy complicado encontrar contenidos nativos en formato 4K fuera del sector estrictamente profesional. Por esta razón, para probarlo debidamente tuvimos que utilizar este curioso reproductor.

TV Toshiba 55ZL2 4K

• Este es el interior del ingenioso dispositivo que utilizamos para «alimentarlo» con vídeo 4K. Emplea una interfaz especial capaz de transportar un caudal de datos enorme.

Pero lo realmente importante es que, en estas condiciones, su calidad de imagen es abrumadora. El nivel de detalle es altísimo, la saturación de color supera todo lo que hemos visto hasta la fecha y la tasa de contraste es espectacular. Y cuando lo alimentamos con imágenes procedentes de películas en Blu-ray Disc, como El Caballero Oscuro y Avatar, su calidad rivalizó con la de los mejores televisores LCD LED y de plasma que hemos probado, lo que avala la solvencia de la lógica de procesado que incorpora, y que se responsabiliza del escalado de cada fotograma a la impresionante resolución nativa del panel.

La otra gran baza de este televisor, que no es sino su capacidad de restituir imágenes en 3D sin gafas, no nos gustó tanto. El volumen de algunos objetos es convincente, pero adolece de una cierta diafonía que termina molestando al cabo de unos minutos. Y, además, es muy sensible a la posición del espectador. Aun así, es un televisor de referencia que merece ser tenido en cuenta.

Temas Relacionados
Loading...
'); doc.close(); });