Oki TV20TDT

Una televisión de transición, con todo lo bueno de las nuevas tecnologías pero el sabor clásico de las teles de toda la vida; formato 4:3, resolución "casi" pal y una robustez considerable a un precio muy contenido que la hacen adecuada para ciertas situaciones

5 abril 2008

Efectivamente, este modelo es de los pocos que aún aguantan el chaparrón del formato panorámico, y es que hay muchos usuarios que siguen manteniéndose fieles al formato 4:3. Sin embargo, hay que tener en cuenta que esta relación de aspecto pasará a mejor vida después del apagón analógico, ya que las emisiones digitales (TDT) se realizarán en panorámico.

 

La resolución de esta pantalla es la más baja de las analizadas en esta ocasión. 640 x 480 píxeles pueden ser suficientes para la televisión analógica, pero se quedan algo cortos para las emisiones en digital y, sobre todo, para ser una pantalla utilizada como monitor de PC. Cuenta, eso sí, con conexión D-Sub15, pero, como decimos, no es demasiado recomendable trabajar a tan baja resolución.

 

Su acabado no ofrece un diseño y materiales como, por ejemplo, los modelos de Sony o Toshiba, pero sí es cierto que es bastante robusto, lo que le otorga puntos a la hora de situarlo frente al público, como es el caso de comercios. En el apartado de conectividad, ofrece también las conexiones necesarias para utilizarlo con un PC, mediante D-Sub 15 o a cualquier reproductor de salón a través de vídeo compuesto o SCART (Euroconector).

 

En cualquier caso, la calidad de imagen ofrecida a la hora de mostrar la TDT no está mal, gracias a un brillo y contraste, que, sin llegar a ser elevados, son suficientes para disfrutar de la televisión. Además, otra de las virtudes de este modelo es su reducido calentamiento, lo que alargará, sin duda, la vida útil de la pantalla.