Virtua Tennis 3

El debut de esta saga en la añorada Dreamcast, sin duda la mejor consola comercializada por Sega, produjo un punto de inflexión en la historia de los simuladores de tenis. Ahora, el mejor simulador de tenis de la historia invade los circuitos de la PS3

17 junio 2007

Y es que los únicos títulos capaces de rivalizar con la calidad de las propuestas de la firma japonesa han sido las entregas de la serie Top Spin. Aun así, los Virtua Tennis siempre han gozado de la combinación precisa de simulación y arcade, una cualidad muy valorada por los jugones que, por supuesto, sigue presente en esta tercera entrega.
A nivel técnico este juego supera con creces a sus predecesores, pues el modelado de los jugadores (entre los que se encuentran los españoles Rafael Nadal y Juan Carlos Ferrero) nunca ha estado tan logrado y, además, los efectos de sonido ambientan a las mil maravillas. Sin embargo, la principal baza de esta serie es su jugabilidad, un apartado en el que VT3 es un auténtico portento. Y es que, aunque bastan un par de minutos para que nos hagamos con el control de nuestro jugador y pongamos las cosas difíciles a nuestros oponentes, para dominar realmente el juego e imprimir a la pelota el efecto que buscamos es necesario tener práctica. Aun así, la experiencia es muy divertida desde el primer instante y nunca resulta frustrante. ¿Lo mejor? El modo Campeonato mundial. Sencillamente imprescindible.
Lo mejor: El modelado de los personajes, su impecable ambientación y, especialmente, su jugabilidad, que combina las dosis precisas de simulación y arcade.
Lo peor: La versión para PS3 analizada carece de juego on-line, que sí está presente en la edición para Xbox 360.