Warhammer: Mark of Chaos

Una de las adaptaciones que mejor refleja la idea del clásico juego de Warhammer Fantasy. Aquí no hay tiempo para la duda, no hay turnos como en el juego de tablero, sólo vale ser el más rápido y astuto para llevar tus tropas a la victoria

1 diciembre 2006

Los intentos de llevar el universo de este juego de miniaturas al software lúdico han dado resultados dispares. Afortunadamente, este RTS al estilo de la saga Total War es, seguramente, el que mejor ha captado el espíritu del original.

 

Dispondremos de dos campañas, una con el Imperio y otra con el Caos, además de mapas para multijugador. Las campañas nos narran la misma historia desde varios puntos de vista y en ellas podremos comandar tropas de otras razas del mundo de Warhammer y de nuestra facción.

 

Dispondremos de un mapa de campaña donde nos moveremos y reclutaremos tropas para entrar en acción. Estas batallas tienen el desarrollo clásico de los RTS sin recolección de recursos, sólo enfrentamientos de ejércitos. Las tropas disponibles serán muy diversas y en ellas destacan los héroes, que irán ganando experiencia hasta conseguir poderes para convertirse en unidades decisivas.

 

Las campañas se hacen cortas, pero se agradece la variedad de objetivos de las misiones. Los escenarios, de tamaño considerable aunque sencillos, son el marco en que se mueven personajes de gran factura técnica. El sonido cuenta con magníficos efectos y una BSO que se adapta muy bien a la temática, además de estar completamente traducido. El control es el tradicional, aunque se echa de menos poder dar órdenes con la acción pausada. Y es que cuando dos ejércitos chocan, la acción se desarrolla a demasiada velocidad como para tener control sobre lo que sucede.

 

Requiere:

Pentium 4 a 2,4 GHz, 512 Mbytes de RAM, tarjeta 3D de 128 Mbytes y 3 Gbytes de disco duro