Windows Media Player 10

Nueva versión de uno de los reproductores multiformato más usados.

3 febrero 2005

Si hay algo que Microsoft sabe hacer bien es visionar el futuro. En este caso, el software multimedia que nos ocupa ha evolucionado en su interfaz gráfico y ha apostado por los contenidos y la compra on-line .

Lo primero que se aprecia al abrir esta renovada utilidad es que la estética es más metálica ¿Tendrá algo que ver en ello iTunes o QuickTime? Su interfaz tiene tonos más azulados, pero nada que ver con el llamativo color que Windows XP suele elegir para sus ventanas. Aparte de su apariencia, esta edición consume menos recursos del sistema que su antecesor Corona, un detalle muy positivo, ya que no exige de una serie de mejoras en nuestro hardware para mantener un nivel aceptable de calidad.

Uno de los factores importantes en este tipo de herramientas multimedia es que cuente con una lista de reproducción. En este caso, no sólo aporta las bondades de cualquier otro programa sino que, además, incluye la acción de catalogar las pistas que queramos con una calificación que, a posteriori, nos puede servir para crear de forma automática un CD con nuestros archivos favoritos.

La ejecución de pistas de audio también puede ser un deleite para nuestros ojos, ya que incluye un buen número de efectos visuales para el ecualizador gráfico. Es importante tener en cuenta que esta característica consume bastantes recursos del sistema (más si lo desplegamos a pantalla completa), con lo que el efecto no se mostrará en todas las máquinas con la misma velocidad. Igualmente, es posible ajustar los valores, automática o manualmente, del ecualizador. Viene con varias configuraciones básicas para géneros concretos de música, pero permite que sea el mismo usuario el que los modifique a su antojo.

Otra de las mejoras más representativas con respecto a las versiones anteriores viene de la mano de la compra de música por Internet. Windows Media Player se comporta como un verdadero centro comercial en el que es posible probar y, finalmente, adquirir todo tipo de archivos de audio. Gracias a la función Digital Media Mall que el mismo reproductor integra, no estaremos atados a una tienda concreta, pues existen varias asociadas a este servicio, entre ellas MSN o ESDC.

Por otra parte, la denominada Biblioteca de Medios es otro de los apartados que se han mejorado. Esta revisión cuenta con una mejor organización tanto visual como funcional y divide de forma perfecta las listas de reproducción, los vídeos y los ficheros de audio, permitiendo que sea el usuario el que establezca los criterios de orden para estos archivos multimedia. Desde esta ventana, también accederemos al dispositivo hardware de reproducción MP3 que tengamos conectado al sistema, pues Windows Media Player 10 es capaz de reconocer hasta 75 dispositivos de este tipo e interactuar con ellos de forma automática para sincronizar las pistas de audio entre uno y otro. En esta armonización, entra en juego la calificación que hayamos hecho de las canciones, pues es posible seleccionar aquellos temas que deseamos intercambiar en función de estos parámetros.